Las motivaciones de Thanos

Si te ha gustado, comparte:

El lado liberal de Infinity war

Infinity war ha sido uno de los eventos cinematográficos más importantes de los últimos años. Es el nudo que ata todo el Universo Cinematográfico de Marvel. Un conjunto de películas (y series) que  ha alcanzado, por derecho propio,  la categoría de histórico. Nunca antes en la historia del cine se habían desarrollado 19 películas (más las series correspondientes) vinculadas y relacionadas entre sí como un todo. Recordando y emulando, precisamente, las tramas paralelas del mundo de los cómics.

Cada una de las películas, siempre con altibajos, ha manteniendo un nivel general muy entretenido y muy bien construido. Su rival DC no lo ha logrado, aunque también lo está intentando. Por supuesto, no quiero desmerecer las muy buenas películas anteriores a Iron Man. La inolvidable Superman de 1978. El Batman de Tim Barton de 1989 o el Caballero oscuro de Nolan de 2008. O, ya de Marvel, Spiderman de 2002, o la saga de X-Men del 2000, culminada con la fantástica Logan.

Reconozco que no soy un gran aficionado del subgénero de superhéroes. No he coleccionado sus cómics y desconozco a muchos de sus protagonistas y las complejas tramas e hilos argumentales que más de 70 años de publicaciones han creado. Pero los cómics de Marvel y DC forman parte de la historia de nuestra cultura. Junto con Star Wars, los superhéroes de ambas compañías conforman la mitología moderna de la humanidad y así lo señalarán los historiadores de los siglos venideros. Su paso al cine era inevitable, y así fue, con grandes películas como las antes mencionadas, pero también con auténticos bodrios. Ante la crisis creativa de Hollywood y la crisis del papel y de los cómics, Disney parece que ha dado con la fórmula para conseguir mucho dinero y buenas críticas.

El mejor villano: Thanos

Infinity War tiene dos grandísimas virtudes. Entre muchas. Por un lado, como ya comenté, la película ha sido capaz de vincular y unir con éxito las 18 películas anteriores. No es tan fácil. Lo ha logrado con la trama. Lo ha logrado con los protagonistas y sus personalidades.

Pero además, nos ha presentado a un grandísimo villano. Junto con Loki, el mejor de los que hemos visto hasta ahora en las películas de Marvel. Ni los empresarios "malos" de la industria bélica (frente al empresario "bueno" Stark), ni el estereotipo nazi de Cráneo rojo, ni el malvado clásico de opereta en versión femenina de Hela.

Thanos es el verdadero protagonista de la película. Él marca la película. Sus motivaciones y sus verdaderos sentimientos le dan un trasfondo muy interesante. De las motivaciones quiero hablar expresamente en esta entrada. Y, pese a ser digital, consigue comerse la pantalla en cada una de sus apariciones.

thanos-iron-man-avengers-infinity-war-2018-artwork-uv-2048x1152

Las motivaciones de Thanos

Thanos quiere destruir a la mitad de la población del Universo. Así lo pensaba en Titán cuando propuso el exterminio de la mitad de sus compatriotas para evitar el colapso de su civilización. Entonces ganó el apelativo de "loco". Sin embargo sus previsiones eran correctas y Titán colapsó económica y socialmente.

En los cómics sus motivaciones son muy diferentes. Thanos (de Tánatos, personificación griega de la muerte, paradógicamente sin violencia) realiza todo tipo de crímenes y asesinatos porque busca la aprobación y el amor de una misteriosa mujer. Ella señala, y Thanos ejecuta. Ésta mujer se revela finalmente como La Muerte, aunque el padre de Thanos le mostrará que ella sólo está en su cabeza y que realmente no existe. Se supone, por tanto, que Thanos sólo es capaz de amar a la muerte y a la destrucción. Es decir, es un psicópata asesino.

En Infinity war no es así. De hecho, Thanos ama. Ama a su hijastra, aunque entre lágrimas la sacrifica para conseguir su mayor objetivo: traer el equilibrio al universo. Pese a que busca el exterminio de la mitad de todos, se supone que lo hace por una buena causa. Ama al universo. A su manera.

No hay para todos

Thanos plantea que los recursos del universo son finitos y limitados. Y que el desarrollo de la población terminará con esos recursos provocando un colapso de la civilización. Dejando al margen de que no todos los físicos defienden que el universo sea necesariamente finito, está claro que Tanos se basa en el principio de la escasez, piedra angular de muchas teorías económicas.

Por cierto, Thanos no es el primero que plantea el genocidio como solución a los problemas de la humanidad. Uno de los últimos bestsellers de Dan Brown, Inferno, también se presenta ese dilema. En el fondo, durante los últimos años se ha popularizado como causa de la decadencia de la Tierra la superpoblación. Marvel recoge ese prejuicio y lo extiende al universo.

Por supuesto, se parte de la base de que la superpoblación de la Tierra es un problema debido precisamente a la teoría de la escasez, que lo gobierna todo.

La teoría de la escasez

En un punto determinado del tiempo, los recursos son limitados. Y, por tanto, no se pueden satisfacer todas las necesidades humanas. Por ejemplo el combustible. El combustible fósil es un bien escaso y limitado. De hecho tiene fecha de caducidad porque las reservas de la Tierra son finitas y terminarán por agotarse. Así, las necesidades de combustible de los humanos no puede satisfacerse completamente. Los precios suben y por tanto se regula esa necesidad para que sólo esté al alcance de los que puedan pagársela. Ésta teoría supone, en ultima instancia, la justificación del capitalismo como sistema social y económico injusto e insolidario.

¿Pero es realmente así? Quizás el fallo es precisamente ese "punto determinado del tiempo" al no ver esos recursos de una forma más dinámica, en su evolución. Ese mismo combustible fósil es un bien escaso y limitado y deseado porque no existen aún combustibles alternativos, más limpios y económicos. Si, por fin, mañana se desarrollara otro tipo de combustible, por ejemplo, basado en el hidrógeno, el petroleo perdería su valor. Aunque las reservas del planeta fuera finitas, poco importaría, porque ya no sería necesaria su extracción.

Pero el tema es un poco más complejo, porque las empresas petroleras, que basan sus beneficio en la necesidad y la escasez del petroleo, seguramente no serán (y no son) amigas de innovaciones que cuestionen su lucrativo negocio.

El alimento

Pongamos el ejemplo del alimento. Muy vinculada a la superpoblación. ¡No hay alimento suficiente para satisfacer a una población creciente! Este principio es falso. La verdad es que con mejor tecnología se podrían aumentar la producción actual de alimentos. De hecho, ya habría hoy en día suficientes alimentos para eliminar el hambre en la Tierra. No lo digo yo, lo dice la FAO la agencia de la ONU encargada de la alimentación: "El hambre sigue siendo uno de los desafíos más urgentes del desarrollo, pero el mundo produce alimentos más que suficientes." Con el agua dulce pasa lo mismo. Un sistema de regadío deficiente derrochará agua. La tecnología bien aplicada ahorraría agua. No sólo regadíos, edificios inteligentes, canalizaciones modernas, desalinizadoras, potabilizadoras...

El problema no es la supuesta escasez. El problema es si resulta rentable económicamente invertir en tecnología y desarrollo. Y si es rentable, como consecuencia de esa inversión, producir más y mejor. Y, en definitiva, si es rentable que los precios bajen y que ese producto esté al alcance de todos.

Thanos, el liberal galáctico

Los defensores del liberalismo económico se llevarán las manos a la cabeza. ¡Cómo osas cuestionar el principio de la escasez! Desde luego reconozco que no soy economista. Pero también veo que muchas veces no se invierte en tecnología porque para el responsable de turno no le resulta rentable. Y que, cuando se invierte, es porque la competencia ya lo ha hecho y no queda más remedio. Creo que detrás del principio de la escasez, realmente lo que está el principio, mejor, el axioma del beneficio a corto plazo, sin importar consecuencias.

Thanos es un liberal consecuente. Si sobra la mitad de la población, eliminémosla. Es verdad que otros liberales como Thatcher o Albert Ribera, de poder, hubieran elegido a quiénes eliminar de esa mitad nefasta. En ese sentido Thanos se aleja de sus maestros económicos. Decide eliminar de manera aleatoria. No elimina a malos frente a buenos, a pobres frente a ricos, a feos frente a guapos. Es de agradecer.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Vengadores: Infinity war? ¿Qué te ha parecido?

 

Ficha de la película:

Vengadores: Infinity war

  • Director: Anthony y Joe Russo
  • Título original: Avengers: Infinity War
  • Fecha de estreno: 27 de abril de 2018
  • Productora: Marvel Studios

 

 

Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *