Fringe, universos paralelos y Walter Bishop

Si te ha gustado, comparte:

Cinco temporadas de espectacular pseudociencia.

Fringe, denominada Fringe: Al límite en España. Fue una serie de ciencia ficción que a mí personalmente me gustó muchísimo. Devoraba auténticos maratones de capítulos, siempre con ganas de ver más y más. Como su nombre indica, las “ciencias” fringe, pseudociencia para la comunidad científica, ciencia al límite para otros, nos acompañaron durante cinco trepidantes años. Incluyendo una última temporada que rompía casi por completo con los esquemas de las cuatro anteriores.

El estigma de Lost

Lost fue un fenómeno televisivo histórico. Sólo Juego de Tronos ha logrado alcanzar –y superar- la tremenda repercusión que tuvieron las aventuras en aquella misteriosa isla. Pero ya antes de emitir su capítulo final –y una de las mayores decepciones televisivas para decenas de miles de fans de la serie-, las productoras buscaban desesperadamente una nueva historia que pudiera reemplazar a Jack, Kate, Sawyer y compañía.

Fringe nació en 2008 con el estigma de tener que reemplazar a Lost, que ya se estaba despidiendo del público. J. J. Abrahams, co-creador precisamente de Lost, se juntó con sus colaboradores en Alias, Alex KurtzmanRoberto Orci para desarrollar esta nueva serie. Durante sus cinco temporadas, la amenaza de la cancelación estuvo siempre presente. Su audiencia no fue muy masiva, sin embargo era muy fiel y estaba muy involucrada con la serie. Sólo eso logró que aguantara cinco años en emisión, permitiendo darle a la trama un cierre muy digno.

Fringe parecía Expediente X

En un principio, Fringe parecería muy inspirada en Expediente X: Fenómenos paranormales y extraños en episodios auto conclusivos, aunque con un hilo conductor del que poco a poco iríamos descubriendo nuevas pistas.

Olivia Dunham, agente del FBI, tras un dramático e inexplicable acontecimiento, forma un equipo de investigación con el Dr. Walter Bishop.  Bishop es el arquetipo de científico chiflado. Ingresado en un psiquiátrico tras haber realizado numerosos experimentos fringe en los años 70 y 80, no duda en experimentar con seres humanos vivos y con todo tipo de sustancias para probar sus ideas. Sin embargo, la precaria situación mental del Dr. Bishop requiere de la constante vigilancia por parte de su hijo. Peter Bishop es un granuja también muy inteligente, pero con una visión mucho más convencional de la ciencia.

Por supuesto la tensión sexual entre Olivia y Peter será una de las constantes a lo largo de la serie, emulando a Mulder y Scully. En el caso de Fringe, la confrontación entre los creyentes de lo extraordinario y la ciencia tradicional, se dará entre los Bishop, padre e hijo. De hecho, capítulo a capítulo, Walter Bishop se irá convirtiendo en el protagonista favorito, cómico y entrañable a partes iguales. Aunque también terrible, al irse revelando cuáles habían sido sus investigaciones en el pasado.

Pero no...

Capítulo a capítulo nos encontraremos con todo tipo de fenómenos fringe: Humanos que emiten estallidos de microondas, otros que controlan la corriente eléctrica, hipnosis, experimentación con psico-drogas, alucinaciones, armas bioterroristas que te transforman en un monstruo, combustión espontánea, control de los sueños, parásitos creados con ingeniería genética…

Pero muy pronto descubriremos que en Fringe hay muy más. Para empezar, en todos los episodios podremos ver a unos sujetos muy misteriosos. Calvos hasta en las cejas, me recuerdan a los Ocultos de la película de Alex Proyas Dark city (1998). Aquí, se dedican a observar un acontecimiento importante de cada capítulo. Se les conocerá como los Observadores y sólo muy al final de la serie comprenderemos su verdadero papel.

Mientras tanto, nos iremos adentrando en una trama de universos paralelos, distintas líneas temporales y una conspiración interdimensional capaz de destruir nuestra realidad.

Personajes de Fringe

Los glifos

Además, expresamente creado para el disfrute de la comunidad de fans, los telespectadores más perspicaces pronto descubrirían un código oculto en la serie.

En todos los episodios se iban intercalando, en las pausas, una serie de símbolos, glifos, relacionados con la ciencia fringe: una mano de seis dedos, humo con forma de cabeza, una manzana con embriones en vez de pepitas... Algunos de estos símbolos solían cobrar por sí mismos un significado importante en algún capítulo concreto. Pero además, los fans descubrieron y demostraron que se trataba de un alfabeto secreto, que componía una palabra en cada capítulo con la clave para resolver el misterio planteado en el mismo.

El universo alternativo

Uno de los aspectos más interesantes de la serie será la existencia de un universo alternativo. Éste universo alternativo era una cierta copia del nuestro, hasta el punto de poder encontrarnos con una Olivia o un Walter Bishop alternativo. Sin embargo, a lo largo del tiempo, los habitantes de esta otra realidad habrían tomado decisiones diferentes, hasta el punto de que determinados detalles eran muy diferentes y las personalidades y caracteres de los protagonistas, distintos.

Así, en el universo alternativo no se había producido el accidente del zeppelín Hindenburg y este medio de comunicación seguía siendo utilizado. Tampoco Al-Qaeda había atentado contra las torres gemelas y, por tanto, éstas seguían intactas. Hay muchos otros detalles interesantes: el Hotel de Gaudí ha sido construido en New York, la Estatua de la Libertad conserva su brillo y color original; Michael J. Fox no protagonizó Regreso al Futuro; Martin Luther King aparece en los billetes…

Por supuesto, la base científica de tal universo es insostenible. ¿Por qué un solo universo alternativo y no infinitos? Además, a fuerza de que la humanidad hubiera tomado decisiones distintas desde el origen de los tiempos, la actualidad de esa realidad alternativa sería completamente distinta a la nuestra. Pero en Fringe la base científica no importa. Lo importante era entretener al espectador.

Responsabilidad y amor

Durante la trama, uno de los temas recurrentes de la serie será la responsabilidad por nuestros actos. Walter Bishop hizo cosas terribles. Sus experimentos, aunque buscaban conseguir un mundo mejor, salvar a su hijo, proteger la Tierra, etc., eran en muchas ocasiones, monstruosos. A medida que se recupera de su estancia en el psiquiátrico y va siendo conscientes de lo que hizo, tratará de redimirse y asumir su responsabilidad. Fringe viene a decirnos que nuestro pasado siempre nos persigue, también a Peter y a Olivia, y que si no resolvemos las asignaturas pendientes, terminarán por alcanzarnos.

Y, relacionado con esto, la serie realza el amor entre padres e hijos. Será una constante en toda la serie y no sólo entre los Bishop. Peter en un primer momento no quiere saber nada de su padre. Le guarda un gran rencor que sólo el devenir de los acontecimientos irá solventando. Pero no será la única relación paternal de la serie y el final de la cuarta y durante toda la quinta este tema tendrá un gran protagonismo.

Experimentación al límite

¿Realizan los gobiernos, las grandes corporaciones y los científicos investigaciones y experimentos fuera de la ley e incluso fuera de los límites asumidos normalmente como éticos?

Escribiendo esta reseña recordé una fabulosa película de Adrian Lyne La escalera de Jacob (1990). En principio no tiene nada que ver con Fringe, pero como en la serie, se descubre que el gobierno ha patrocinado estudios científicos con sustancias psicotrópicas. En el caso de la película, para que los soldados empantanados en la guerra del Vietnam fueran más violentos.

Parece un secreto a voces que los experimentos secretos existen y han existido siempre. Yo no soy muy dado a teorías conspirativas, así que creo que esas investigaciones se han dado y se siguen dando, pero sólo hasta cierto punto. Desde luego, la inversión en armamento e investigación militar ha sido siempre un gran negocio. Todos los años absorbe una parte nada despreciable de los presupuestos de los países. Unas partidas que se han mantenido (cuando no ampliado), cuando la inversión para la investigación y el desarrollo con fines civiles no ha dejado de caer. ¡Esa sí que es una conspiración contra la humanidad!

Ciertamente, la tecnología, en general, cuando ha dado grandes saltos adelante, ha sido "gracias" a las guerras. Sobre todo las terribles guerras mundiales donde se desarrollaron nuevas y más mortíferas armas: tanques, aviones, gases tóxicos, los cohetes o la bomba atómica, por poner algunos ejemplos. ¿Qué más sorpresas nos depararán futuras guerras?

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Fringe? ¿Qué te ha parecido?

PD: He mantenido conscientemente fuera de la reseña a un personaje que, por el actor que lo interpretaba, resultó especialmente querido verlo, sobre todo para los amantes de Star Trek. Cosas de no hacer spoilers.

Fringe cover

Ficha de la serie:

Fringe: Al límite

  • Creadores: J. J. Abrams, Alex Kurtzman, Roberto Orci
  • Título original: Fringe
  • Fechas de emisión: 2008-2013.
  • Cadena emisora: FOX.
  • Permios (entre otros):
    • Mejor actriz de televisión, Anna Torv, Saturn de 2009, 2010, 2011.
    • Mejor serie de televisión, Saturn de 2010, 2011.
    • Y también Mejor actor de reparo, John Noble, Saturn de 2010.
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.