¿Sueñan los androides…? no es Blade Runner

Si te ha gustado, comparte:

Los mensajes de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Si un lector despistado piensa encontrar en el libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? una versión novelada de la magnífica película de Ridley Scott, Blade Runner, se llevará una gran decepción. Algunas editoriales que sólo buscan vender libros no se lo habrán puesto fácil, con una cubierta con algún fotograma de la película e incluso cambiando el título original por el del largometraje. Por el bien de la profesión editorial, no siempre es así.

Ciertamente los guionistas de Blade Runner se inspiraron en el libro de Philip K. Dick, pero la inspiración es muy, muy superficial. Se tratan de dos historias casi completamente diferentes. Probablemente lo único que tienen en común es que a un tal Deckard le asignan “retirar” a unos androides. Los nombres de pila de algunos de los androides y su modelo Nexus 6, también son los mismos y en el transcurso de la aventura, Deckard conocerá a una llamada Rachel que desconoce su verdadera naturaleza. Entonces, Deckard le revelará la verdad gracias a un test llamado Voight-Kampff, o test de empatía, que versa sobre el maltrato a animales… Y punto.

Ni Deckard es un blade runner, es un cazador de bonificaciones; ni los androides son replicantes, son andrillos; tampoco es en Los Ángeles, es en San Francisco; y las ciudades no están masificadas, están vacías.  Y a partir de ahí, todo lo demás es aún más diferente.

El trasfondo de ¿Sueñan los androides...?

La Tierra ha quedado devastada tras la Guerra Mundial Terminal. Fue un conflicto del que no se recuerdan ya sus causas y del que tampoco se recuerda qué bando ganó. Las detonaciones atómicas trajeron consigo el polvo. Una nube de polvo radioactivo que terminó con prácticamente toda la vida animal. Primero cayeron los búhos –recordemos el búho artificial de la Tyrell corporation en la película-, y a continuación las demás aves. En 1992, cuando transcurre la novela, sólo unos pocos animales han logrado sobrevivir.

La humanidad a su vez, también ha sufrido los efectos del polvo. Parte de la humanidad ha sufrido graves problemas genéticos y cerebrales. Son los especiales, disminuidos psíquicos diríamos hoy, cabezas de chorlito en el libro. Tienen prohibido tener hijos y no pueden emigrar fuera de la Tierra. Porque todo aquel que ha podido ha huido del planeta, sobre todo a Marte. Además la ONU, en colaboración de las poderosas corporaciones tecnológicas, regala a cada colono un androide orgánico, cada versión mejor que la anterior, hasta llegar a los modernísimos Nexus 6.

Los animales y el mercerismo

Así que nos encontramos con un planeta destruido, sobre contaminado, y cada vez más abandonado de vida. Con muy pocos animales supervivientes y cada vez menos seres humanos. Los que quedan viven en ciudades en ruinas y casi desiertas. La posesión de animales vivos marca el status social y los que no tienen dinero para permitírselos adquieren copias electrónicas, muy buenas, casi indiferenciables de los animales reales, pero toda una humillación para el propietario.

Completa el trasfondo el culto mercerista, en el que los fieles usan una caja de empatía para “fusionarse” con Mercer, una divinidad que se les aparece subiendo una montaña mientras sus rivales le lanzan piedras –capaces de herir en la realidad a los feligreses fusionados-. También el Órgano de Ánimos Penfield, utilizado por los humanos para programarse estados de ánimo y así escapar de sus miserables vidas. Y por último el amigo Buster, que pilota un programa de televisión, de emisión casi continua, y del que algunos sospechan que es un androide.

Y en este contexto tan complejo es donde al cazador de bonificaciones Deckard le asigna retirar a un grupo de andrillos Nexus 6 que han huido de la esclavitud en Marte. La mujer de Deckard se programa con el Órgano de Ánimos depresiones y la oveja de la pareja ha muerto accidentalmente y ha sido reemplazada, por falta de dinero, por una oveja eléctrica, para mayor vergüenza del protagonista.

Sueñan los androides

El mundo está perdido

En ¿Sueñan los androides...?, los andrillos no son como los humanos. Tienen sentimientos y sueños. No quieren ser esclavos. Pero son crueles y no tienen nada de empatía. Pris, que es el mismo modelo –y por tanto una copia exacta- de Rachel, tortura a una araña, a pesar de la importancia que tiene la poca vida animal que queda viva. La propia Rachel, despechada, no duda en matar a una cabra recién adquirida por Deckard. Roy no tiene la elegancia del Roy de la película y Deckard no lleva a delante ninguna investigación. Todo el trabajo se lo dan hecho y su único cometido es apretar el gatillo.

Pero la profundidad argumental y los detalles de ¿Sueñan los androides...? es tremenda.

Un concepto muy importante es el kippel. Es la representación de la entropía, en un mundo abandonado a sí mismo y al polvo y que ya está prácticamente muerto. Un vertedero gigantesco donde todo degenera.

Precisamente por eso los humanos se aferran a los animales vivos, hasta el punto de que su estatus social gira en torno a la posesión o no de un ejemplar. Es lo último que queda vivo en la Tierra donde todo lo demás está muerto y cada vez más en ruinas y cubierto por el polvo.

La metáfora de los androides, lo natural y lo artificial

Ha sido la tecnología de los hombres lo que ha destruido la Tierra. Los androides son la expresión última de esa tecnología. Cada vez son más perfectos y más difíciles de diferenciar, de una humanidad cada vez más deprimida y cada vez menos humana que depende, a su vez, de la tecnología. Pero los androides no son humanos. No sienten nada de empatía. Y odian a Mercer y al mercerismo.

Cuando el amigo Buster revela a los televidentes que Mercer es un montaje cinematográfico de autor desconocido, realmente Philip K. Dick se refiere a todos los hombres de ciencia y tecnológicos que reniegan de la fe. Es verdad que dan argumentos sólidos y demuestran sus tesis con hechos reales, pero lo único que buscan es destruir la fe –en el libro la empatía-. Buster y los androides no ansían otra cosa que degradar a los humanos a un estatus inferior que al de ellos mismos. Se creen más inteligentes, y piensan que la empatía es una debilidad.

Pero la empatía es algo característico de la humanidad, afirma Philip K. Dick, hasta el punto de que Deckard, que comienza como un frío ejecutor, llega a empatizar con las mujeres androides, con Luba, la cantante de ópera, y con Rachel, que lo está utilizando en todo momento. Al final, la fe mercerista, aunque los androides han demostrado que es falsa, se revela cierta cuando la asumimos como algo interno nuestro, algo dentro de nosotros.

Pero en esta Tierra devastada, destruida, sin futuro, al final no nos queda otro remedio que resignarnos a lo que tenemos. Y lo que tenemos es artificial, porque lo vivo ha dejado de estarlo. Es lo que nos queda, lo único, y dependemos de toda esa tecnología, aunque no sea más que un sapo eléctrico.

Religión y tecnología

Philip K. Dick era un hombre religioso asustado, como toda su generación, ante la posibilidad de una guerra atómica. El movimiento new age, al que Dick pertenece, comenzaba a cuestionar el impacto que el hombre estaba provocando en el medio ambiente. La ecología nace en esa época.

Y es evidente que el uso irresponsable de la tecnología ha puesto en peligro al planeta, quizás no con una guerra atómica, pero sí con el calentamiento global o la extinción masiva de especies. Además, nuestra dependencia de la tecnología cada vez es mayor, y cada vez sufrimos más enfermedades mentales asociadas al “progreso”, como las depresiones, ansiedades, stress y todo lo demás. Vivimos en un mundo enfermo. Y somos responsables de esa enfermedad.

Yo no soy un hombre religioso ni muchísimo menos. Pero sí me preocupa la ecología y el bienestar de las personas. Creo que la tecnología puede usarse para mejorar el planeta y para mejorar nuestras condiciones de vida, aunque es verdad que muchas veces se utiliza para justo lo contrario. Pero no quiero caer en el tremendo pesimismo de Philip K. Dick, un pesimismo trasladado como nunca en esta magnífica novela.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has leído ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? ¿Qué te ha parecido?

DoAndroidsDream cover

Ficha del libro:

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

  • Título original: Do Androids Dream of Electric Sheep?
  • Autor: Philip K. Dick
  • Fecha de publicación: 1968
  • En España: Edhasa, ISBN 9788435021296
Si te ha gustado, comparte:

5 comentarios sobre “¿Sueñan los androides…? no es Blade Runner

  • el 15 diciembre, 2017 a las 5:34 pm
    Permalink

    Leí en su día el libro. A pesar de que es un libro interesante, es uno de esos escasos ejemplos en que la adaptación cinematográfica es superior a la novela que adapta. El argumento, y sobre todo, la ambientación de Blade Runner son más atractivos que los de la novela de Phillip K. Dick. Aún así es una novela muy recomendable para el que le guste el género.

    Respuesta
    • el 15 diciembre, 2017 a las 5:41 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario GBR. Sí estoy de acuerdo contigo que la película es muy muy buena, una obra de arte en mi opinión. De lo mejor de la historia del cine.
      Yo creo que libro y peli son dos historias muy diferentes. Distintas. No es una adaptación una de la otra, aunque haya elementos comunes. Desde esa perspectiva el libro es un buen libro, con muchos de los temas recurrentes de Philip K. Dick.

      Respuesta
    • el 22 diciembre, 2017 a las 11:24 am
      Permalink

      Pues a mi personalmente la película no me gustó. lo unico el nombre Blade Runner, eso me gusta, el resto no.

      Respuesta
  • el 22 diciembre, 2017 a las 3:45 pm
    Permalink

    Me fascino el libro y la película Por igual! Y aun la nueva ! Muy bueno tu reportaje!

    Respuesta
    • el 22 diciembre, 2017 a las 3:53 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario Hector!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.