Los últimos Jedi, revolución en Star Wars

Si te ha gustado, comparte:

Transformación y lucha de clases en el Episodio VIII

El Episodio VIII de Star Wars, Los últimos Jedi, ha polarizado enormemente a los espectadores. Para la critica y la mitad del público ha sido una grandísima película. Sin duda, aire fresco para Star Wars. Para una buena parte de los fans más militantes en las redes sociales ha supuesto una tremenda decepción. Aviso: Spoilers!

Yo no soy neutral. Estamos ante una revolución en Star Wars. Algunos cambios ya los empezábamos a intuir al ver Rogue One, con sus protagonistas heroicos, pero de tonos grises y con claroscuros (y, por tanto, más humanos) y su mayor carga dramática. Pero con el Episodio VIII esa transformación se consuma.

Creo que la película de Rian Johnson era necesaria y, precisamente por eso, ha traído tanta polémica. La historia de la familia Skywalker y la confrontación Jedi/Sith ya habían dado todo lo que podían dar de sí. Extenderla artificialmente sólo nos podía llevar a un anquilosamiento mayor del visto en el Episodio VII El despertar de la fuerza, en mi opinión, uno de los puntos más bajos de la saga.

Cuando Rian Johnson hace que Luke tire el sacralizado sable laser de Anakin, nos está anticipado que la película supone una ruptura con lo anterior, especialmente, con el mimetismo fan de El despertar de la fuerza.

¿Qué nos trae Los últimos Jedi?

Para empezar Los últimos Jedi trae una tremenda frescura visual. Tiene una fotografía y una belleza cromática nunca vista en la saga. Crait es precioso. De hecho, volvemos a visitar lugares nuevos y originales, algo en lo que el George Lucas de las precuelas había ganado por goleada al J. J. Abrahams del Episodio VII. También vemos nuevas criaturas encantadoras (y no me refiero sólo a los peluches-que-se-venderán-como-rosquillas).

Por supuesto, en la acción no perdemos espectacularidad y, como botón de muestra, el impacto de la nave comandante de los rebeldes con el Supremacy de Snoke.

Pero, además, los personajes principales evolucionan, de manera natural y profunda. Finn primero quiere huir porque sólo le importa Rey. Pero termina arriesgando su vida por la Resistencia una y otra vez. Luke Skywalker está roto por dentro. Se niega a entrenar a Rey y a ayudar a la Resistencia. Finalmente entregará su vida y dejará morir lo viejo, para que nazca lo nuevo. Kylo Ren comienza con dudas y no logra disparar contra Leia. Pero no dudará en usurpar el trono de Snoke, llegando más lejos de lo que nunca Darth Vader hizo. Poe Dameron es poco reflexivo y de gatillo fácil. Pero con un motín de por medio, aprende por las malas a ser un líder... 

Y es que su argumento recobra la profundidad de los días de El Imperio Contraataca y es bastante imprevisible, incluso juega al despiste. Llegamos a suponer una traición en el seno de la Resistencia, a temer que Rey pudiera pasarse al lado oscuro o a confiar en que Kylo volviese a la luz.

Y, por último, pero no menos importante, Los últimos Jedi introduce en la saga la lucha de clases y la lucha revolucionaria, a un nivel que de la mano de Lucas hubiera sido impensable.

Star Wars Last Jedi

Al traste con las teorías

Desde el estreno del Episodio VII, los fans de Star Wars dedicaron horas y horas de su vida a desarrollar numerosas teorías sobre esta nueva trilogía. Dos temas fueron sus favoritos: la paternidad de Rey y el origen de Snoke. Se pensaba que estos dos enigmas eran esenciales en la trama de los Episodios VIII y IX porque, en el fondo, se esperaban desarrollos argumentales similares a los que ya habíamos visto. 

Efectivamente, hasta ahora Star Wars era la historia de una familia: la familia Skywalker. Todo giraba en torno a ellos. Y todo debía de seguir así.

Rey y los héroes

Por eso Rey tenía que ser una Skywalker. O una descendiente de Obi Wan, o un experimento de Palpatine. Porque pese a que la galaxia es gigante y está habitada por miles de millones de seres, al final, todo tenía que ser provocado por un puñado de héroes.

¡Cómo puede ser que Rey sea la vulgar hija de unos chatarreros muertos en una fosa común! Pues sí, lo es. La mayor usuaria de la fuerza desde Anakin Skywalker es una pobre huérfana de familia anónima y humilde. No es descendiente de ningún gran señor. Y los que consideren que eso no puede ser posible, en el fondo están cayendo en un cierto clasismo, considerando que los grandes héroes sólo pueden ser caballeros, princesas, o senadores. Ni siquiera George Lucas quería eso, Luke Skywalker era originalmente un granjero, Han Solo un contrabandista y Anakin un esclavo. Los mejores héroes tienen siempre un origen humilde.

De hecho, un aspecto para mí muy importante en Los últimos Jedi, y que retoma de Rogue One, es el papel de los héroes. Son simples humanos, anónimos, que dan su vida en misiones imposibles. Ciertamente siempre morían pilotos en los anteriores ataques. Pero en el Episodio VIII éstos actos son más heroicos, más emotivos y, resaltan más que los verdaderos héroes son individuos como nosotros, de carne y hueso, que no necesitan ser sensibles a la fuerza.

Snoke y los villanos

El otro puntal de las teorías de los fans era el Líder Supremo Snoke. Que si era Darth Plagueis, que sí era el Primer Jedi, que si era Palpatine resucitado... ¡Incluso había una teoría que afirmaba que se trataba de Mace Windu que había caído al lado oscuro! Desde luego, todas estas teorías demuestran la gran imaginación del ser humano. ¡La cantidad de historias y posibilidades que inspira Star Wars!

Pues no importa quién o qué era el Líder Supremo Snoke. Él no era nada más que una excusa para que Kylo Ren evolucionara. Esta trilogía no iba de este personaje. Introduciendo además otra idea: Si ya teníamos a Palpatine como icono de la maldad absoluta, ¿para qué necesitábamos a otro? Desde luego, resulta más interesante un villano como Kylo Ren, un villano humano.

Kylo Ren

Kylo cree que Luke quería asesinarle, ha sido capaz de matar a su padre, pero no a su madre y creo que está enamorado de Rey. Pero si Kylo Ren logra asesinar a Snoke es porque se ha pasado definitivamente al lado oscuro. Por eso logra engañarlo. De sus vacilaciones y dudas al principio de la cinta, pasamos a tener a un Kylo consumido por el odio. Veremos si Rey puede redimirlo.

Por cierto, su personalidad propia de adolescente mal criado sigue estando muy presente. Este carácter fue el motivo por el que muchos fans le rechazaron en el Episodio VII. Querían otro Darth Vader. Pero yo creo que precisamente ese carácter explosivo, adolescente, es lo que le convierte en un personaje humano y creíble, parecido a Anakin en las precuelas.

La chispa de la rebelión

La política siempre estuvo presente en Star Wars. En la trilogía original, el Imperio evoca a la Alemania nazi. Pero con la Rebelión, que lucha contra un enemigo mucho más poderoso, Lucas denunciaba la guerra del Vietnam. Y en las precuelas, tal y como explicamos en la entrada que hicimos reivindicando el Episodio III, se denuncia el uso del 11-S para iniciar las guerras en Iraq y Afganistán y recortar los derechos democráticos de los ciudadanos estadounidenses.

Pero nunca habíamos tenido lucha de clases en Star Wars de una manera tan clara como en Los últimos Jedi. ¡Sorprende que sea de la mano de Disney!

Ya hemos hablado del origen humilde de Rey. Rose Tico es una proletaria de los pies a la cabeza. Siente verdadero "odio de clase" hacia los millonarios que disfrutan en el casino de Canto Bight. Muchos de ellos son fabricantes y vendedores de armas. Se enriquecen vendiendo muerte a la Primera Orden (y a la Resistencia). No es ninguna casualidad que la Resistencia reclute a los niños esclavos de Canto Bight. Son los oprimidos los que luchan por la libertad de la galaxia. Y nuevamente, vemos como un joven esclavo es sensible a la fuerza, como lo fue Anakin o lo es Rey. Su mirada hacia las estrellas se vincula a la de Luke mirando al horizonte en Una nueva esperanza. Una nueva esperanza de que la revolución, la Resistencia, derrotará a la Primera Orden. ¡Luchando podremos derrotar a los tiranos!

Se lo escuchamos decir a la vicealmirante Holdo y después a Poe Dameron: "Somos la chispa que encenderá el fuego". Lo que quizás muchos no saben, es que esta frase parafrasea el lema del periódico Iskra (la chispa) de Lenin. ¡Sorprendente!

Adiós Leia

No puedo finalizar la reseña sin mencionar a Carrie Fisher. En el Episodio VIII ha brillado con luz propia. ¡Que diferencia con respecto a El despertar de la fuerza! Mucha gente no estará de acuerdo... pero ojalá la recreen digitalmente para volverla a ver en el Episodio IX. No quiero despedirme de la general Leia.

Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Los últimos Jedi? ¿Qué te ha parecido?

Star_Wars_The_Last_Jedi

Ficha de la película:

Star War: Episodio VIII - Los últimos Jedi

  • Título original: Star Wars: Episode VIII – The last Jedi
  • Director: Rian Johnson
  • Fecha de estreno: 2017
  • Productora: Lucasfilm
Si te ha gustado, comparte:

18 comentarios sobre “Los últimos Jedi, revolución en Star Wars

  • el 18 diciembre, 2017 a las 4:32 pm
    Permalink

    Muy buena reseña pero no solo está sino todas las que públicas, recomiendo este blog a todos los fanáticos de la lectura, ciencia-fición y a aquellos que les gusta aprender cosas nuevas cada día. Muy buen trabajo y espero más reseñas de este nivel.

    Respuesta
    • el 18 diciembre, 2017 a las 4:38 pm
      Permalink

      Muchas gracias Diego por tu comentario!!! Tu apoyo es muy importante para mí. Intentaremos seguir aportando para que siga gustándote el blog.

      Respuesta
  • el 18 diciembre, 2017 a las 5:27 pm
    Permalink

    Totalmente de acuerdo. El componente de clase está totalmente presente en toda la peli y Kylo Ren como villano impecable.

    Respuesta
    • el 18 diciembre, 2017 a las 7:05 pm
      Permalink

      Gracias Alba por tu comentario. Es una película que rompe con muchos elementos presentes en anteriores películas. Eso la hace especial.

      Respuesta
  • el 18 diciembre, 2017 a las 8:25 pm
    Permalink

    Discrepo en un punto: No se pensaba que la paternidad de Rey era importante por ser un desarrollo previsible sino porque el episodio VII marcó ese punto como importante. Creó un misterio entorno a Rey (ella decía que su origen era confidencial y un secreto por ejemplo) que en esta película han resuelto con un «en realidad no había misterio». Que como resolución de lo anterior es bastante flojo por mucho que sea una explicación metadivertida.

    Respuesta
    • el 18 diciembre, 2017 a las 9:23 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario LadyStarlight.
      El Episodio VII presentó varios temas como aspectos centrales de la trama y el Episodio VIII se ha dedicado a desmentirlos, e incluso burlándose de ellos.
      Uno fue Snoke, otro los padres de Rey como tú comentas. También la sacralidad del sable laser de Anakin, que Luke cuando Rey se lo da, lo tira.
      En mi opinión es un acierto que Rey sea hija de unos chatarreros y que se rompa de esa manera con los misterios del despertar de la fuerza.

      Respuesta
      • el 18 diciembre, 2017 a las 9:42 pm
        Permalink

        El problema es que es una trilogía, y presentar una historia en la primera para en la segunda decir «nada de esto importa ni es cierto» no me parece un relato coherente. El sable de luz llama a Rey por?? por nada, igual que los demás misterios que plantea EDDLF.

        Me gusta en parte que romoa con lo anterior, EDDLF era como un homenaje a la trilogía original. Momentos como los de llamar ridículo al casco o tirar el sable están muy bien. Pero decir «esta chica esta ligada al sable» y luego parece que no importa, o incluso que no es cierto, es un borrado. Es como si esta película borrara la anterior y empezara de nuevo, sin respetar la continuidad narrativa.

        Dado que es una trilogía, seguirán así? lo que esta peli ha establecido tampoco tendrá continuidad?? Snoke podría seguir vivo, o de pronto Finn podria ser usuario de la fuerza…no tiene lógica interna.

        Respuesta
  • el 18 diciembre, 2017 a las 9:05 pm
    Permalink

    El problema de esta película es lo desigual que es, igual que su supuesta protagonista.
    Rey en el film anterior era un misterio, no solo el marketing incidió en ello, la película lo subrayó, esta chica de origen confidencial, a quien veiamos ser abandonada en flashback por alguien misterioso, cuyos ojos Maz comparaba con otros conocidos, resulta ser nadie, como resolución del misterio creado en el capitulo anterior, es decepcionante.

    No creas un misterio para resolverlo con un truco tan barato. Habría sido mucho mejor mostrar desde el principio a los padres de Rey dejándola y como ella se creaba sus cábalas, del modo que lo han hecho, queda anti climático.

    Aunque el gran problema de Rey es lo absurdo de su capacidad: no el hecho de que sea muy poderosa en la fuerza, eso estaría bien por el mensaje implícito, sino que, sin ningún entrenamiento maneje el sable como Kylo quién lleva años entrenando. Eso ya fue absurdo en el film anterior y supongo que la gente estaba dispuesta a suspender su credibilidad hasta la siguiente película, pero visto lo visto, Rey es experta nivel jedi/sith sin entrenamiento ninguno porque sí. Sin más.
    Ni fue entrenada de niña ni en ésta es entrenada pero al parecer ahora ser muy fuerte en la fuerza ya te convierte en una luchadora experta. Por ciencia infusa…
    Esto no es rompedor, es estúpido.

    Encuentro esta película muy hermosa visualmente, con muchos aciertos pero también muchos horrores. Parece que hay que adorarla u odiarla.Y no, hay cosas que comentas con las que estoy muy de acuerdo, con otras para nada.

    Me gustó este Luke pero es incoherente que el chico dispuesto a demostrar que su padre, un criminal de guerra, era redimible se haya convertido en un hombre capaz de plantearse matar a un adolescente sólo por inclinarse hacía el lado oscuro. Esto podría ser creible si Ben hubiera hecho algo terrible, o Luke lo sospechara, pero por la mera sospecha….una cosa es mostrar debilidades y miedos del personaje y otra mostrar una conducta totalmente ajena al carácter conocido de un personaje sin ninguna explicación. De nuevo, eso no es rompedor, es inverosímil.
    Para creerme que Luke hiciera eso tendrían que haber mostrado una evolución más lógica, que Luke Skywalker crea que lo único que puedes hacer con un usuario del lado oscuro es matarlo, no tiene ningún sentido. Y más si ese usuario es su sobrino y un adolescente. Él mejor que nadie sabe que se puede volver del lado oscuro.

    Romper con lo anterior está muy bien, pero de modo coherente. Esto es más: «ignorar lo anterior porque no me cuadra con lo que quiero hacer».

    Kylo me encanta, la verdad, pero le sigo viendo agujeros, siguen sin explicarnos porque se inclinó hacia el lado oscuro. Tal cual parece que simplemente nació malo y le dio por ahí porque si algo está claro es que lo mimaron demasiado. (Algo que me encanta si es tal cual, muchos niños mimados se convierten en adultos terribles pero sigue en el aire).

    Luego hay escenas que, de tan arriesgadas, caen en el ridículo: me gusta que hayan querido mostrar que Leia sí se entrenó en la fuerza, pero la escena en sí me pareció muy tonta, como la de Luke consiguiendo su leche alien, de vergüenza ajena.
    Y toda la trama de Finn y Rose, por muy majos que sean, quedó totalmente pegote, para darles algo que hacer poco más.

    El resultado es un film de profundos contrastes: con escenas ridiculas y otras de enorme belleza, con momentos muy reflexivos y otros que priman el impacto vacío por encima de la coherencia narrativa.
    Interesante pero en conjunto diría que fallido. Aunque puestos a darle nota, por la belleza de algunas partes, y el carisma e interés de algunos personajes, le daría un 6’5.

    Respuesta
    • el 18 diciembre, 2017 a las 9:30 pm
      Permalink

      Coincido con tu análisis del proletariado y la rebelión. Es una pena que no hubiera más cohesión en el argumento. Toda la parte de Canto Bigh es para entretener a dos personajes y mostrar a los chicos esclavizados y las dinámicas sociales, pero sobra hasta tal punto en la trama que, si lo quitas, todo queda igual.

      En la parte donde lo logran mejor es la de Kylo, a él si se le nota que es un «principito» pagado de sí mismo, convencido de su valor por ser un Skywalker-Organa-Amidala. Que Rey, una chatarrera, le gane es una gran idea, pero de nuevo la buena intención no funciona sin más, Rey puede ser igual de poderosa que él, pero para ser igual de buena luchando tienen que explicar cómo. La fuerza no te convierte en una súper guerrera, no por ser fantasía todo vale, un relato debe ser verosímil dentro de sus reglas establecidas y, a menos que Unkar Platt tuviera un campamento de entrenamiento secreto, eso no es coherente.

      Es una pena porque con unos pocos ajustes esos problemas dejarían de serlo (Rey podría haberse entrenado con San Tekka, ya que estaba en Jakku, pudo haberla conocido y entrenado, por ejemplo. ). Son detalles inexplicablemente no resueltos, a menos que lo vayan a resolver en el IX, es cierto que esta es la segunda de tres películas y que aún pueden explicarnos porque Rey pelea tan bien o porque Luke creyó necesario ir tan lejos, dos de las incongruencias más graves.

      Si resuelven esos problemas, es más fácil pasar por alto dos escenas tontas, la resolución anticlimática del misterio que nos vendían en la anterior o el desarrollo desigual de las diferentes tramas.

      En todo caso felicidades por tu crítica. Aunque no esté del todo de acuerdo, me parece una buena crítica.

      Respuesta
    • el 18 diciembre, 2017 a las 9:40 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario RD-Dffo. Tus aportaciones son muy valiosas y creo que hay que tenerlas en consideración.
      Pienso que se nos escapa un elemento esencial para entender esta ruptura. La decadencia de la Orden Jedi, su arrogancia. Como explica Luke y hemos podido ver en las precuelas y en Clone Wars, la Orden Jedi edtaba simida en la arrogancia y la prepotencia. Toda su estructura estaba anquilosada, con una jerarquía, unos rituales, una soberbia que Palpatin usó en su beneficio.
      El entrenamiento Jedi que Rey no ha tenido, era para aprender a manejar la furza? O era para controlar el poder del Jedi y evitar que explorara poderes y lugares de la fuerza, mal vistos por la orden Jedi?
      Cuatro detalles de la película que confirman este análisis:
      1. La actuación de Luke con Ben, ese momento de duda para Luke, decisivo para Kaylo Ren fue producto de esa arrogancia Jedi. Luke estaba dominado por su propia leyenda.
      2. Los poderes en bruto de Leia y de Rey responden precisamente a personas poderosas en la fuerza que no han sido limitados por el entrenamiento Jedi. El propio entrenamiento tardío de Luke en el la trilogía original ya fue un incumplimiento de las reglas de la Orden.
      3. El viaje de Rey a la cueva de la isla donde el lado oscuro es poderoso es clave. Luke teme ese lugar. Rey no, y se adentra. Y lo que se encuentra es muy significativo: se encuentra a ella misma y triunfa.
      4. Yoda quemando el viejo templo Jedi. El mismo Yoda, principal responsable del ascenso del Imperio, reconoce que la Orden Jedi estaba oxidada, anquilosada, merece perecer.
      No sé que te parece.

      Respuesta
      • el 18 diciembre, 2017 a las 10:16 pm
        Permalink

        Gracias por la consideración! y, oh! fijate que lo que comentas es justo lo que esperaba ver en la película, el «lado gris» y los errores de la orden jedi, es algo que me interesaba mucho.

        Me gusta también la idea de que el entrenamiento jedi domaba la fuerza, pero yo me refería a su habilidad manejando el sable, que requiere entrenamiento físico previo y que no es explicada en ningún momento. La habilidad como piloto me la puedo creer más, teabajaba con chatarra, la fuerza la hace especialmente habilidosa…pero la lucha requiere aprendizaje y según nos explican, ella nunca lo recibió.

        Sobre el punto uno no coincido tanto, creo que la película debería establecer mejor ese giro porque la fe de Luke en la redención de su padre es una de las características icónicas del personaje, si vas a romper eso debes desarrollarlo bien. Luke no fue entrenado por el consejo jedi de las precuelas, mientras yoda y kenobi creen que Vader debe morir porque no hay otra alternativa, Luke no es tan dogmático y confia en poder redimirlo.
        No es imposible ni raro que ese joven haya dado un giro y de mayor lo vea de otro modo pero para que sea creíble debe ser explicado y en la película no lo hacen.

        Estoy de acuerdo con los demás puntos, creo que no me expliqué bien. Mi reticencia no viene por el poder que Rey muestra en el uso de la fuerza sino en su destreza como luchadora con sable laser sin entrenamiento previo. De hecho mis objeciones a la escena de Leia las tendría igual si se tratara de Luke, en ese caso fue la escena en sí lo que me pareció ridículo. Parecía Mary Poppins en el espacio. Me habría creído más que hubiera ensamblado la nave con su poder, por muy extremo que fuera. 😉

        Respuesta
        • el 18 diciembre, 2017 a las 10:54 pm
          Permalink

          Con lo de Leia en el espacio reconozco que cuando lo vi también me chocó, pero también reconozco que, en general, soy bastante acrítico con todo Star Wars y como homenaje a la actriz me resultó hasta poético.
          Me ha parecido interesante tu participación en el blog, espero saber más de tus opiniones, incluso puedes enviar algún texto o reseña para que lo publique. Gracias.

          Respuesta
  • el 19 diciembre, 2017 a las 2:59 am
    Permalink

    Un punto que me parece importante destacar:
    Muchos han hablado mal de Kylo Ren, sin embargo hasta ahora no he leído ni escuchado a nadie que vea que la personalidad y conducta del personaje corresponde a la mejor interpretación de un sith.
    Para aclarar mi punto. Si recordamos las películas anteriores, una de las pruebas que debía pasar alguien sensible a la fuerza para llegar a ser un jedi era el autocontrol. Encontrar la paz interior frente al odio y desesperación; porque dejarse llevar por esos impulsos lo llevarían directamente al lado oscuro de la fuerza. Y eso es exactamente lo que hace Kylo, se deja llevar por la furia como el adolescente que muchos critican del despertar de la fuerza y el último jedi (o los últimos). Es un sith en toda regla, no como los sith anteriores, que eran personajes con un mayor autocontrol, incluyendo a Vader. Malvados, es verdad, pero en parte no se ajustaban a la definición.

    Respuesta
    • el 19 diciembre, 2017 a las 10:20 am
      Permalink

      Muy interesante lo que comentas. Creo que tienes razón. Gracias por tu aportación.

      Respuesta
  • el 20 diciembre, 2017 a las 6:25 pm
    Permalink

    Interesante leer otros puntos de vista, la verdad no coincido con nada de lo que expones pero entiendo que estas sean las justificaciones del «nuevo» planteamiento de la saga. No tendría caso contradecir cada punto que expones, seria muy largo mi comentario. Solo me gustaría concluir diciendo que estoy de acuerdo con dar un giro completo al argumento, pero creo que habría muchas otras formas de proponer y resolverlo creativamente, sin que eso signifique que tuvieran que pisotear toda la identidad forjada en la saga. Justo es ahí donde deben de aparecer los directores y guionistas sobresalientes.
    Saludos

    Respuesta
    • el 20 diciembre, 2017 a las 8:20 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario Mario. La grandeza de Star Wars es que da pie a un montón de opiniones e interpretaciones. Sin ésta última película no estaríamos aquí intercambiando opiniones.
      Un saludo.

      Respuesta
  • el 24 diciembre, 2017 a las 10:53 am
    Permalink

    Personalmente, me ha gustado Star Wars VIII. Como película, visual y argumentalmente, está muy bien. Pero coincido con algunos de los comentarios en que el desarrollo argumental abandona alguna de las ideas iniciadas en la película anterior (que también me gustó) sin mayor explicación, lo que para muchos puede inducir a la confusión y la decepción. Pero bueno, la disparidad de opiniones enriquece aún más el universo de Star Wars.
    Interesante reseña, interesante discusión e interesante blog. Un placer leerte.
    Un saludo,

    Respuesta
    • el 25 diciembre, 2017 a las 12:56 am
      Permalink

      Muchas gracias por tu aporte Juan Nadie y por tu valoración del blog.
      En el tema de la información, si recordamos la trilogía original sólo sabemos del contexto galáctico lo poco que le explica Obi-Wan a Luke. Y por ejemplo, qué sabemos del Emperador? En ninguna de las tres películas se explica nada, ni siquiera se menciona su nombre, ni Palpatine, ni Darth Sidious, ni que es un Sith…
      Quizás nos hemos acostumbrado en los últimos años a que nos expliquen todo…

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.