Star Trek, paz y  exploración galáctica

Si te ha gustado, comparte:

La serie más importante de la ciencia ficción

El 8 de septiembre de 1966, la cadena estadounidense NBC emitía un primer episodio de la serie que lo cambiaría todo en el mundo de la ciencia ficción. Estamos hablando, por supuesto, de Star Trek, creada por Gene Roddenberry. Ese primer episodio –que no era el primero que se rodaba- se titulaba La trampa humana. En esa ocasión, el capitán Kirk y los suyos se enfrentaron a una extraña criatura capaz de hipnotizar a los humanos.

Hoy, más de 50 años después, no puedo evitar emocionarme –junto a los cientos de miles de trekkies que hay repartidos por todo el mundo- cuando escucho las míticas palabras de apertura de la serie, pronunciadas por James Tiberius Kirk:

El espacio: la última frontera. Estos son los viajes de la nave estelar «Enterprise», en una misión que durará cinco años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar.

Toda la influencia del pulp y la serie B

Star Trek no fue la primera serie emitida de ciencia ficción ni muchísimo menos. Tan pronto como en 1949 la extinta cadena DuMont comenzó a emitir la serie Captain Video and His Video Rangers. Tampoco Star Trek era la serie más famosa o la que contaba con más audiencia. Ese puesto lo tenía la popular Perdidos en el espacio, otra ópera espacial, pero de un tono más infantil.

En estos casos, nos encontrábamos con series que estaban directamente vinculadas a los relatos de ciencia ficción de las revistas pulp y al cine de serie B tan prolífero en aquella época. Desde luego, Star Trek también bebía de todo ese legado, pero desde el primer momento supuso un paso adelante para el género.

No es casualidad que primer piloto rodado de Star Trek (La Jaula, 1964), fuera rechazado por los productores porque era “demasiado cerebral”.  Efectivamente, Roddenberry no quería solamente entretener al público estadounidense, también quería educarlo, hacerle pensar. Así cada episodio planteaba diferentes dilemas y reflexiones.

Los EEUU en los años 60

Los EEUU no eran en los años 60, ni muchísimo menos, un remanso de paz social. Desde luego las cifras de crecimiento económico darían pie al mito del “sueño americano”, pero todo el país era un gigantesco polvorín.

Por un lado, recientemente se salía de la negra etapa del macartismo, donde el mundo del espectáculo había sido duramente perseguido y censurado bajo la sospecha de comunismo.

Por otro lado, nos encontrábamos en plena guerra fría. En 1961 la RDA levantaba el Muro de Berlín y en 1962 se producía la crisis de los misiles cubanos, el punto álgido del enfrentamiento entre EEUU y la URSS. En esos años, el miedo a una posible guerra atómica entre las dos superpotencias estaba a flor de piel. ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú, rodada por Kubrick en 1964, refleja de manera muy caustica el clima de paranoia existente.

Además, también serían los años en los que paulatinamente EEUU se irá implicando en la nefasta guerra de Vietnam con las tremendas consecuencias que ese conflicto tendrá en la sociedad estadounidense. A partir sobre todo de la Ofensiva del Tet en 1968 cada vez más jóvenes y soldados se cuestionarían una guerra bárbara e imperialista.

Pero los problemas en EEUU no estaban solamente en el exterior. Estamos también en el punto álgido de la lucha por los derechos civiles y la igualdad de la población negra estadounidense. En 1963 sería la famosa Marcha sobre Washington. Ese otoño sería asesinado el presidente  John F. Kennedy. En el 65, Malcom X y en el 68, Martin Luther King y Robert Kennedy. El país parecía a punto de estallar.

Star Trek

Uhura

¡Qué contraste con el mundo de Star Trek! En Star Trek nos encontramos con una Federación Unida de Planetas donde no hay pobreza (los alimentos se replican automáticamente), donde reina la paz (las misiones son de exploración, para investigar y descubrir nuevos mundos), donde no se discrimina a las mujeres y tampoco hay ninguna segregación ni racismo hacia las personas de otro color de piel o nacionalidad.

Aún era pronto para tener a una capitana al frente de la Enterprise, pero Uhura fue todo un hito en la lucha de los derechos civiles. Es muy conocido como Martin Luther King le pidió a Nichelle Nichols que no abandonara la serie.

Luther King le dirá a la actriz para convencerla:

“Estás cambiando la televisión para siempre, porque este es un papel que representa la lucha que realizamos, la igualdad que estamos buscando. Eres la oficial de comunicaciones de la nave, la cuarta en la cadena de mando, no tienes idea de lo orgullosos que estamos de ti.”

También fue histórico el beso entre el capitán Kirk y la propia Uhura. El primer beso “interracial” emitido en televisión.

Luces y sombras en Star Trek

Además, tenemos a Sulu, un oriental; a un ruso como Chekov en el puente e incluso a un alienígena como el genial Spock elevado a Segundo de abordo. Eran otros golpes de Roddenberry al status quo de la sociedad estadounidense, para conseguir un mundo sin discriminaciones, un mundo de paz.

Por supuesto, Star Trek no escaparía del todo de los estereotipos de la época. Los klingongs se presentarían como una raza de feroces mongoles, herederos de Gengis Khan, belicosos y muy violentos. Y en el episodio La gloria de Omega, la serie hace un ejercicio de patriotismo estadounidense frente a la “amenaza” soviética.

Además, Kirk no dejaría de ser el prototipo de héroe macho rompecorazones, dispuesto a enseñar pectorales a la moda del peplum. Un acierto de La nueva generación será precisamente el optar por un capitán como Jean-Luc Picard, más reflexivo y filosófico, frente al modelo de Kirk.

Star Trek, materialismo y ciencia

Una característica esencial de Star Trek es su enfoque siempre científico y nunca místico. En sus aventuras, la tripulación del Enterprise se enfrentará a extraños fenómenos sin una aparente explicación. Sin embargo, Roddenberry, lejos de dar una salida mágica o mística, nos mostrará siempre una interpretación científica, materialista.

Incluso en varios episodios se explicará la creencia humana en los dioses por la existencia de alienígenas dotados de habilidades extraordinarios. Los humanos antiguos sólo lo podían explicar recurriendo a la magia y a la religión. De hecho, se puede considerar Star Trek como una serie no sólo secular, sino incluso atea. Algo sorprendente en una sociedad tan religiosa como la estadounidense.

McCoy vs. Spock: lógica y sentimientos

Finalizaré diciendo que la filosofía de Star Trek está condensada en las constantes discusiones entre Spock y el Dr. McCoy sobre la naturaleza humana, los sentimientos y la lógica. Desde luego Spock será siempre el personaje favorito de toda la franquicia galáctica. En muchos episodios su uso de la lógica será determinante para resolver la trama.

Pero el mismo Spock tiene conflictos con sus emociones y la compasión. Y la sensibilidad de McCoy será un constante e imprescindible contrapunto al vulcaniano. Ambos, tanto Spock como McCoy, también complementan a Kirk, son sus ángeles de la guardia. Si la Enterprise es capaz de salir indemne en todas sus aventuras, es gracias a que logran combinar los puntos de vista de todos los protagonistas. Es decir, necesitamos distintos puntos de vista. La unilateralidad, el dogmatismo nos debilita. La pluralidad, la diversidad, en cambio, nos fortalece.

Una gran lección para el mundo de hoy en día.

Un futuro esperanzador

Como vemos, Star Trek sobre todo, quería ofrecernos, en los tiempos oscuros que nos ha tocado vivir, un futuro racional, positivo, de progreso y paz. Donde la fría máquina coexista y complemente al calor de la emoción humana. Donde el intelecto se desarrolle y dejemos atrás todas las lacras que nos han atormentado durante siglos.

¡Qué visión tan optimista del futuro! ¡Cómo me gustaría que se hiciera realidad! Y se hará. Porque estoy con Roddenberry: Estoy convencido de que la humanidad aprenderá de sus errores y lograremos juntos conquistar un futuro brillante y esperanzador.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Star Trek, la serie original? ¿Qué te ha parecido?

Star Trek Cover

Ficha de la serie:

Star Trek, la serie original

  • Creador: Gene Roddenberry
  • Título original: Star Trek
  • Fechas de emisión: 1966-1969.
  • Cadena emisora: NBC.
  • Permios (entre otros):
    • Ganador del premio Hugo a la mejor representación dramática por el episodio La colección de fieras.
    • Ganador del premio Hugo a la mejor representación dramática por el episodio La ciudad al fin de la eternidad.
    • Premio Hugo especial a la serie por la mejor representación dramática.
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.