La ciudad al fin de la eternidad

Si te ha gustado, comparte:

Kirk y Spock perdidos en el tiempo

La ciudad al fin de la eternidad es uno de los mejores capítulos de la serie original de Star Trek. Fue emitido originalmente el 6 de abril de 1967, el 28º episodio de la primera temporada.

El guión original fue escrito por el famoso escritor de ciencia ficción Harlan Ellison que ya había trabajado de guionista en la serie The Outer Limits. No obstante, el libreto de Ellison sufrió varias modificaciones antes de producirse el capítulo. Existe una versión en cómic que recoge esa primera versión. Es muy interesante para comparar cuántos cambios introdujo Gene Roddenberry.

El descubrimiento de la ciudad al fin de la eternidad

Sin indicar la fecha estelar, nos encontramos a bordo del Enterprise. La nave ha seguido unas perturbaciones temporales hasta llegar a un misterioso planeta. Las perturbaciones afectan al espacio físico y eso provoca que Sulu sufra un accidente. Usando una droga llamada cordrazina, Mc Coy podrá tratar sin problemas al piloto. Pero con tan mala suerte, que otra perturbación provocará que el doctor se auto-inyecte una dosis que le provocará una grave paranoia.
Mc Coy, enloquecido, huirá al planeta origen de las perturbaciones temporales. Al descender para buscar al responsable médico, Kirk y Spock se encontrarán con el Guardián del Tiempo. Un portal con conciencia, orgánico y máquina y ninguna de las dos cosas, por el que se puede ver toda la historia de la humanidad.
Aún afectado por su paranoia, Mc Coy atravesará el portal e inmediatamente el grupo de Kirk perderá el contacto con el Enterprise. La nave ya no está. Ya no existe. La conclusión es lógica. Mc Coy ha alterado el pasado en algún punto, provocando que el presente sea diferente. El grupo de Kirk en el planeta están perdidos en el tiempo.
No les quedará otro remedio que atreverse ellos mismos a cruzar el portal e intentar evitar que Mc Coy altere el pasado.

La flecha del tiempo

Tradicionalmente, al tratar los viajes en el tiempo, la ciencia ficción se ha divido en dos grandes bloques. Aquellos que plantean que el  tiempo es cerrado e inmutable, y los que plantean que se puede cambiar y crear realidades diferentes.
En el primer grupo tenemos, por ejemplo, las magníficas películas Predestination o Doce Monos y -al menos en su primera temporada- la serie alemana Dark. En estos casos, al viajar en el tiempo no podemos cambiar el curso de los acontecimientos, porque el viaje en sí ya formaba parte del mismo y, por tanto, las acciones que realizáramos durante el viaje eran necesarias para que tomáramos la decisión de viajar. Sólo hay una realidad y ésta es inmutable.
En el segundo grupo tenemos el libro de Asimov, El fin de la Eternidad, o las películas de Regreso al futuro. Y también La ciudad al fin de la eternidad. En estos casos, el tiempo es fluido y los viajes temporales pueden cambiar y cambian la realidad. Así, en algunos relatos se crean dimensiones diferentes, realidades alternativas. En otros, simplemente, se altera la única realidad.
Gracias a una teoría de Spock a cerca de los flujos temporales y al todopoderoso tricorder, Kirk y su compañero vulcaniano podrán retroceder en el tiempo antes de la llegada de Mc Coy. Su destino será los EEUU de los años 30, un país devastado por la Gran depresión

Kirk enamorado

Uno de los clichés de la serie original de Star Trek es el papel del capitán Kirk. A diferencia de los futuros capitanes del Enterprise, James Tiberius Kirk reproduce el arquetipo de héroe machito conquistador de mujeres. Las artistas invitadas caen rendidas a sus encantos.
Una importante novedad de este capítulo es que sucede al revés. Es Kirk el que cae rendido ante los encantos de la actriz invitada, Joan Collins -famosa villana en Dinastía- que interpreta a la trabajadora social Edith Keeler.
Además, no será la belleza indiscutible de la actriz lo que más atraiga al capitán, sino su personalidad. Edith Keeler es una activista social que regenta un comedor de beneficencia y que está convencida de que el ser humano aprenderá de sus errores y conquistará las estrellas.
Los sentimientos de Kirk hacia Edith Keeler entrarán en contradicción con la misión del capitán del Enterprise.

Star Trek

Amor o deber

Spoke logra descubrir que la modificación temporal causada por Mc Coy tiene que ver precisamente con Edith Keeler. Mc Coy evitará que la activista fallezca en un accidente de tráfico.
Al sobrevivir, dirigirá un movimiento pacifista tan poderoso que evitará la entrada de EEUU en la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencia de ello, la Alemania nazi desarrollará la bomba atómica y saldrá vencedora de la guerra. Así, Edith Keeler debe morir para evitar el triunfo de Hitler.
Kirk deberá decidir entre su gente, su tripulación y su vida en su línea temporal, y sus sentimientos hacia Edith. Y la decisión no será nada fácil.

El individuo y la historia

 La ciudad al fin de la eternidad plantea la clásica pregunta: "¿Si retrocedo en el tiempo y asesino a un Hitler aún niño, evitaría la Segunda guerra mundial?".  La respuesta no es tan sencilla.
Desde luego hay individuos que han dejado su impronta en la historia. Desgraciadamente, Hitler es un ejemplo de ello. Sin embargo, ¿los acontecimientos que se dieron en Alemania y en todo el mundo en los años 30 y 40, fueron obra de un sólo hombre? Hitler influyó y mucho. Pero Alemania había salido de la primera guerra mundial devastada y arruinada. Los partidos democráticos fueron incapaces de dar una solución a la grave crisis que atravesaba el país y los grandes empresarios temían que los comunistas se hicieran con el poder y no dudaron en financiar y armar a los nazis.
Eso quiere decir que los acontecimientos históricos empujaban a que alguien jugara un papel similar al que finalmente jugaría Hitler. Respondiendo al ejecutor temporal, matando a Hitler muchas cosas no habrían sido exactamente como fueron, pero es muy probable que la República de Weimar también hubiese sucumbido, unos años antes o unos años después, y que tarde o temprano hubiera estallado una Segunda guerra mundial.

"Ella tenía razón... pero en el momento equivocado"

Este capítulo no es inocente ni muchísimo menos. El mensaje del capítulo es evidente y lo resume Spock con la frase: "Ella tenía razón... pero en el momento equivocado". Defendemos el pacifismo, pero hay ocasiones en las que hay que luchar.
Desde luego, estoy de acuerdo con esa afirmación, en abstracto. Pero recordemos que Star Trek se emite en plena guerra del Vietnam. Ciertamente aun no había llegado la Ofensiva del Tet o los bombardeos de Laos y Camboya, pero Harlan Ellison y su guión original ya eran abiertamente contrarios a la guerra.
La versión filmada y emitida, de manera sutil, traza en la práctica un paralelismo entre la Alemania nazi y la "amenaza comunista". La comparación es evidentemente tendenciosa y demuestra que todas las acusaciones sobre un supuesto comunismo de Star Trek son falsas. Otro capítulo como La gloria de Omega refuerzan el anticomunismo de Roddenberry.

EEUU y las guerras

No es el momento de analizar el papel de EEUU en la escena mundial. Sólo dos aspectos, pienso que interesantes.
La prioridad de EEUU en la Segunda guerra mundial fue el Pacífico y la Guerra contra Japón. A diferencia de la primera guerra mundial, su papel en Europa fue, básicamente intentar evitar que sólo el Ejército Rojo fuera el responsable de derrotar a Hitler. Por mucho que se destaque Normandía, Stalingrado o la defensa de Leningrado y Moscú fueron batallas mucho más cruciales en el desarrollo de la guerra.
E incluso el desarrollo y uso de la bomba atómica por parte de EEUU tampoco fue un elemento que trajera la paz. Japón ya estaba derrotada y apunto para la rendición. Hiroshima y Nagasaki fueron más bien un mensaje para la URSS, a costa del asesinato de cientos de miles de japoneses.
En cualquier caso, en Vietnam, el ejército estadounidense era visto por los vietnamitas como invasor. Y pronto, la mayoría de la sociedad de EEUU compartirá esa visión. La resistencia de los vietnamitas, la desmoralización de las tropas estadounidenses y el cada vez mayor rechazo en los propios EEUU explican la derrota de la más poderosa máquina bélica de la historia.
¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto La ciudad al fin de la eternidad? ¿Qué te ha parecido?
Star Trek Cover

Ficha de la serie:

Star Trek, la serie original: La ciudad al fin de la Eternidad

  • Creador: Gene Roddenberry
  • Título original: Star Trek
  • Título original del capítulo: The City on the Edge of Forever
  • Director del episodio: Joseph Pevnei
  • Guión original: Harlan Ellison
  • Fechas de emisión: 6 de abril de 1967.
  • Cadena emisora: NBC.
  • Ganador del premio Hugo a la mejor representación dramática de 1968.
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.