¡Yo soy Revan!

Si te ha gustado, comparte:

¿Qué hizo tan querido a este personaje de KOTOR?

"¡Yo soy Espartaco!" Así gritaron uno a uno los esclavos capturados por los romanos, para proteger a su cabecilla, en la película de Kubrick sobre el famoso esclavo rebelde. Y así teníamos que haber gritado los fans de KOTOR  (Caballeros de la Antigua República, Knights of the Old Republic) para que LucasArts no nos extirpara el misterio y encanto oculto tras la máscara de Revan.

Pero los fans somos contradictorios y queríamos conocer al "autentico" Revan, cuando la fuerza de este personaje era, precisamente, que todos eramos Revan.

 ¿​Quién es Revan?

Para los que no han jugado a KOTOR, Caballeros de la Antigua República es un videojuego de rol y acción desarrollado en 2003 por Bioware, autores de otros grandes juegos como Baldur's Gate, Jade Empire o, más recientemente, Mass Effect (puedes leer una entrada de este juego aquí).

En KOTOR nosotros crearemos a nuestro protagonista. Escogeremos su oficio -soldado, ladrón o explorador-, su nombre, sexo, apariencia y también sus habilidades iniciales. También decidiremos, en base a nuestra conducta y decisiones, si seguimos el camino de la luz, somo grises, o caemos en el lado oscuro. Como si de un juego de rol se tratara.

La galaxia está sumida en la llamada Guerra civil Jedi que enfrenta a éstos contra un poderoso ejército Sith liderado por antiguos caballeros Jedi. Hemos sido reclutados por la República para escoltar a la caballero Jedi Bastila Shan, cuyo poder "meditación de combate" es esencial para derrotar a los Sith.

Pero desde el principio del juego, el nombre de Revan será omnipresente. A lo largo de la partida iremos conociendo detalles sobre quién es este Revan.

Las guerras mandalorianas

Los mandalorianos son los espartanos de Star Wars. Un pueblo que busca el honor y el prestigio en la guerra y el combate. Son conocidos por la armadura de Boba Fett, pero en el universo expandido y en las series de Clone Wars y Rebels tienen mucho protagonismo.

Pocos años antes de la época en que transcurre KOTOR, hicieron su aparición y comenzaron a invadir planetas de la República, retando a los Jedi para que entraran en combate. Sin embargo, el Consejo Jedi se negó a acudir en auxilio de éstos mundos invadidos, temiendo que detrás de los mandalorianos hubiera una amenaza aún mayor.

Revan era un importante maestro Jedi que se negó a acatar esta orden. Junto a su discípulo Malak acudió a la batalla arrastrando a numerosos caballeros Jedi. Con mucho esfuerzo y sufrimiento, Revan y Malak lograron derrotar a los mandalorianos y salvar a la República.

La guerra civil Jedi

Pero al terminar la guerra, Revan y Malak se volvieron contra la República. Se habían pasado al lado oscuro y ahora eran Darth Revan, el maestro, y Darth Malak, el aprendiz. Contaban con una flota enorme de la que no se conocía su origen y reclutaron a buena parte de los guerreros de la República y los Jedis con los que habían luchado en la guerra mandaloriana.

Todos los personajes con los que interactuarás jugando a KOTOR hablarán maravillas de Revan. Era poderoso en la fuerza y un hábil estratega, también era muy sabio y tenía mucha carisma. Estaba a punto de derrotar a la República. Y, entonces, su discípulo Darth Malak le traiciona, cuando la propia Bastila Shan lanzaba un asalto a la nave comandante de Revan. Revan fue derrotado y dado por muerto.

Revan y Bastila

Ubicuo y con máscara

Hasta ahí lo que el juego nos cuenta sobre el trasfondo del mismo. Hay que señalar que KOTOR logra que Revan esté siempre presente. Además la imagen que nos aparece de éste villano es, para todo fan de Star Wars, muy atractiva: una figura oscura, misteriosa, cuyo rostro se oculta tras una máscara. Poderoso en la fuerza. Hábil dirigente. Y Lord Tenebroso del Sith. A todos los fans de Star Wars nos gustan los villanos enmascarados.

Ciertamente, es por Darth Vader, no nos engañemos. Por supuesto, Star Wars tiene como una de sus más brillantes características, el ofrecernos villanos muy carismáticos (Darth Maul, Tarkin,  el conde Dooku y el mismísimo Palpatine, por ejemplo), pero nunca al nivel de Lord Vader. Ésto lo sabían muy bien J. J. Abrahams y Rian Johnson.  Por eso, en la nueva trilogía, en lugar de ofrecernos un clon de Darth Vader, que no hubiera estado a la altura, nos entregaron a Kylo Ren. Kylo es un principito mal criado que quiere ser Vader, lo imita. Pero sólo puede desarrollarse como villano si sigue su propio camino.

Con Revan no sólo tenemos la máscara y su presencia imponente y la adoración que recibe de los NPCs  (personajes no jugador) de KOTOR. Y si no has jugado a Caballeros de la Antigua República, este es el momento de hacerlo, y no seguir leyendo ésta entrada.

¡Yo soy Revan!

Exacto. Tras el primer tercio del juego, nuestro personaje, nosotros, recibe entrenamiento para convertirse en un Jedi por ser muy sensible a la fuerza. Y, más adelante, a un tercio del final del juego, se revela que él es realmente Revan. Osea, nosotros somo Revan.

Bastila lo había (nos había) capturado con vida y los maestros Jedis le han (nos han) borrado la memora para que les ayude (les ayudemos) a descubrir el origen del poder de los Sith, la Fragua Estelar del Imperio Infinito de los rakata.

¡Este giro argumental es muy impactante! Recuerdo que la primera vez que jugué a KOTOR me imaginaba que mi personaje tendría alguna relación con Revan. Pero no que yo -es decir, mi personaje- era el mismísimo Lord Sith. ¡El sueño de todo fan! Somos nosotros mismos el protagonista indiscutible del juego.

Y por eso queremos tanto a Revan

Porque hasta ese momento, nosotros hemos definido a nuestro personaje. No sólo en su elaboración al principio del juego, sino en cada decisión y acción que hemos ido tomando. Una buena parte de nuestra personalidad está reflejada, por tanto en Revan. Es decir, Revan es como nosotros hemos querido que fuera.

Y por tanto nosotros decidiremos si se enamora o no de alguno de los otros personajes, si se redime y destruye a los Sith o si abraza definitivamente el lado oscuro y derrota a Malak para volver a dirigir a los Sith.

Los que hemos jugado a KOTOR queremos tanto a Revan, porque para cada uno de nosotros Revan era de una manera determinada, una criatura nuestra, una parte de nosotros mismos. Nuestro Revan.

Y entonces llegó Lucas

En KOTOR II, The Sith Lords (aquí tienes una entrada analizando este magnífico juego), aún respetaron nuestras decisiones. Ya no eramos Revan, pero Revan seguía ahí. Y a través del diálogo podíamos reflejar en el juego las decisiones que habíamos tomado en KOTOR: si había abrazado la luz, o no, si había sido un hombre, o una mujer...

También respetaron a Revan en los cómics de Knights of the old Republic de Dark Horse porque sólo aparecía secundariamente antes de los hechos de KOTOR. Siempre encapuchado y sin revelar su rostro.

Pero entonces en 2011 llegó el multijugador The Old Republic, y al año siguiente sacaron la novela de Revan, y luego extensiones del juego con éste personaje como protagonista no jugador. No voy a analizar la calidad del juego o de la novela. No es el objeto de esta entrada. Pero ya no era nuestro Revan. Era un Revan definido, fijado, canon, con una apariencia fija, con una personalidad que no era la nuestra.

... pero ya no era nuestro Revan

Ciertamente, durante los años de KOTOR y KOTOR II, LucasArts ya había establecido como era el Revan "canónico", era varón, mantenía una relación amorosa con Bastila y finalmente se redimía. Pero al jugador, el canon nos daba igual, teníamos nuestro Revan. Pero con The Old Republic nuestro Revan dejaba de existir definitivamente.

No pensemos que esta decisión LucasArts la tomó para destruir a un personaje tan querido. ¡Ni muchísimo menos! Si sacaron la novela y las expansiones era precisamente porque era un personaje muy querido y LucasArts quería hacer caja. Y porque los propios fans, como más arriba señalé, no entendíamos que la fuerza de Revan procedía de que era una parte de nosotros mismos. Así que demandábamos a Lucas que revelará quién era realmente Revan, quién estaba detrás de la máscara y cuál iba a ser su futuro. Y Lucas lo hizo. Nos puede gustar más o menos, pero no abandonaron a Revan. Aunque, ya no era nuestro Revan.

Todo masticado

Vivimos una mala época para los misterios. Parece que es un crimen no explicarlo todo. En los episodios V y VI de Star Wars, Lucas no nos explicó nada sobre el Emperador. Ni siquiera sabíamos su nombre, Palpatine. No sabíamos que era un Sith. En ningún momento se le llama así, sólo que utilizar los poderes del lado oscuro. De hecho, en el episodio IV Tarkin le dice a Vader que él es todo lo que queda del "culto" a la Fuerza. No sabíamos nada, absolutamente nada, del Emperador. ¡Y no pasaba nada! Esos misterios que dejaba la trama los resolvíamos con nuestra imaginación. Pasarían 16 años hasta que George Lucas nos contara las precuelas. Pero ya era otra época y había que contarlo todo.

Por eso, cuando en el Episodio VIII, Rian Johnson decidió prescindir de Snoke sin explicar quién era, muchos fans de Star Wars rabiaron. ¡Estamos acostumbrados a que nos expliquen todo! Al final contarán quién era Snoke. No sé si en el Episodio IX o en un libro, o en unos cómics... pero lo harán. Y como no puede ser de otra manera, esa explicación no contentará a todo el mundo. A unos les gustará, a otros no, y a otros, sencillamente les sobrará tanta información.

Espacio para la imaginación

Los fans querían desnudar a Revan. LucasArts quería hacer caja. Ambos vectores se cruzaron y el resultado fue el que fue. Los misterios no son huecos de información que necesitan sí o sí rellenarse. Si nos dan todo mascado, que hay de las teorías, de las interpretaciones, de las puertas abiertas a nuestras propias explicaciones. Siempre hay que dejar espacio para la imaginación. El ser humano, sin imaginación, está muerto.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has jugado a KOTOR? ¿Qué te ha parecido?

kotor box

Ficha del videojuego:

Star Wars Caballeros de la Antigua República

  • Título original: Star Wars Knights of the Old Republic
  • Diseñador jefe: Casey Hudson
  • Fecha de lanzamiento: 2003
  • Desarrolladora: Bioware
  • Premios (entre otros):
    • Spike Video Game Award al Mejor Videojuego de Fantasía en 2003
    • Premio BAFTA de Videojuegos al Mejor Juego en 2004
    • Premio Satellite a la Mejor Ejecución de un Concepto de Juego - Juego del Año en 2004
Si te ha gustado, comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: