Mass Effect: nuestro lugar en la galaxia

Si te ha gustado, comparte:

Disparos, sexo y viajes con el rele de masa

La primera entrada que hice sobre videojuegos la dediqué a El Hombre ilusorio, un personaje determinante, antagonista se podría decir, en Mass Effect. Pero tiempo después, me he dado cuenta de que no había dedicado aún ninguna entrada al juego en sí. Y todos los que lo han jugado estarán conmigo en que la saga lo merece.

Mass Effect es una saga de RPGs de acción diseñador por Bioware, autora de juegos tan míticos como Knights of the Old Republic, Baldur's Gate o Dragon Age entre otrosLa trilogía original se centran en las aventuras del comandante Shepard, nuestro avatar en esta aventura. Podremos elegir trasfondo del personaje, sexo, apariencia y especialidad. Posteriormente apareció una cuarta entrega que se desarrolla ni más ni menos en Andromeda, ya sin el comandante al frente.

Mass Effect recibe influencia directa y muy notorias de sagas como Babylon 5, y otras space opera, teniendo en común, entre otras cosas, que la humanidad es una especie más de la galaxia. Ni la más avanzada, ni la más poderosa. Un enemigo común y terrible obliga a distintas especies a ponerse de acuerdo para garantizar la supervivencia. Y precisamente para lograrlo, la humanidad sí será determinante.

Los reles de efecto de masa (por eso Mass Effect)

Dentro de un siglo y medio aproximadamente, la humanidad descubrirá que la luna de Caronte no se trata de un satélite natural, sino de un extraño artefacto de origen alienígena. Es un rele de masa, una tecnología supuestamente de una raza ahora extinguida llamada proteanos y que permitirá a los humanos adentrarnos en la galaxia.

Pero no nos encontraremos una galaxia vacía ni muchísimo menos. La Vía Láctea está poblada por un gran número de especies inteligentes, las más importantes organizadas en torno a La Ciudadela, una gigantesca base espacial también supuestamente de origen proteano, donde se ha establecido un Consejo dirigente. Los humanos somos una especie ambiciosa, nos hemos expandido por la galaxia, fundando colonias y estableciendo una embajada permanente en la Ciudadela, pero las relaciones con los alienígenas siempre son algo tirantes, por ambos bandos.

Las aventuras del comandante Shepard comienzan cuando abordo de la nave de pruebas Normandía, acudiremos en auxilio de una colonia humana que ha sido atacada tras descubrir una baliza proteana.

Ciudadela

Descubriendo la galaxia

Una de las grandes virtudes del juego es que nosotros mismos iremos descubriendo un universo lleno de detalles. Con historia, distintas cultura, rencillas heredadas del pasado, especies alienígenas desaparecidas, conspiraciones, distintas compañías y fabricantes de armas, mafias enfrentadas, inteligencias artificiales... Cada especie tiene su propio trasfondo, sus propias características, una historia que les ha determinado a ser como son.

En la piel de Shepard exploraremos cada rincón de la galaxia, buscando recursos, resolviendo misiones, con numerosas aventuras secundarias, cada una con una trama bien definida. Algunas de esas tramas secundarias evolucionarán a tramas centrales, por lo tanto la conexión entre los distintos episodios de Mass Effect es total. De hecho, las decisiones que vayamos tomando en el desarrollo del juego, tendrán su efecto en la segunda y en la tercera parte. Cada personaje no jugador también tiene una historia muy cuidada, motivaciones, creencias... Y podremos establecer relaciones personales con ellos, algo ya presente en todos los juegos de Bioware desde Caballeros de la Antigua República.

Avispero de vida

En Star Wars la humanidad domina la galaxia. Al menos el Imperio galáctico era gobernado por humanos y los cancilleres que hemos conocido de la República también eran humanos. En Star Trek la humanidad también juega un papel central de la Flota estelar, aunque en este caso no es una relación de dominio. Fue en Babylon 5 donde vimos una relación más equilibrada entre humanos y especies alienígenas. La humanidad ni era la especie más poderosa, ni la más inteligente o avanzada. Mass Effect recoge ese legado.

La humanos somos audaces, ambiciosos, unos líderes natos -según el videojuego claro-, pero somos unos recién llegados. Las especies del consejo son más fuertes, más antiguas y más sabias. Pero también más acomodadas. No hay especie más sabia, espiritual y con más experiencia que las asari. Tienen mucho de los mimbari de Babylon 5, además de ser hermafroditas capaces de aparearse con cualquier especie. Los mejores científicos y espías son salarianos, de vida rápida y metabolismo acelerado. Y los mejores guerreros, los turianos, disciplinados y honorables, pero belicosos.

Quarianos y Krogan

Además las especies que no son el Consejo introducen los grandes debates morales presentes en la saga.

Los quarianos son nómadas del espacio en su legión de naves, exiliados de su planeta natal por sus propios Frankenstein, las inteligencia artificial colmena de los geth. Como iremos descubriendo, la rebelión de los geth estaba bastante justifica, los quarianos los maltrataban. Pero costará mucho comprender el punto de vista de estas inteligencias artificiales y no apiadarnos por el exilio quariano.

El caso de los krogan, está menos manido en la ciencia ficción. Ahora son mercenarios y matones. Pero en el pasado ayudaron al Consejo a exterminar a una especie invasora, los rachni. ¡Hasta el punto de que les dedicaron una estatua en la Ciudadela! El que por orden del Consejo se exterminara hasta la extinción a toda una civilización inteligente -por muy belicosos que fuera-, ya es moralmente muy cuestionable.

Ya sin los rachni, los krogan volvieron sus armas contra la Ciudadela. Fueron en esta ocasión los turianos los nuevos salvadores del Consejo. Pero en esta ocasión no se combatió a la amaneza hasta la extinción como a los rachni. El destino de los krogan fue, si cabe, más cruel. Científicos salarianos introdujeron una enfermedad genética en los krogan, la genofagia, reduciendo la fertilidad de la especie y condenando a la muerte a la inmensa mayoría de los retoños. La supervivencia de la especie está severamente amenazada. Para que no se repitiera otra vez el ciclo salvador/amenaza, asari y salarianos invitaron a los turianos a formar parte del Consejo.

El eterno retorno

Y los constantemente mencionados proteanos. Una especie superavanzada que desapareció misteriosamente. Los proteanos dejaron tras de sí los reles de masa, la Ciudadela y un reguero de ruinas arqueólogicas. Pero no se sabe qué les sucedió. Descubrir el destino de los proteanos será una de las consecuencias colaterales de tu misión. Para comprender nuestro terrorífico destino: la galaxia se mueve por ciclos de desarrollo y destrucción. Y nos estamos acercando a uno de esos ciclos de destrucción. Otra idea tomada de Babylon 5 con las misteriosas y malvadas sombras.

Aunque, desde luego, el desarrollo cíclico de la vida no es una idea nueva. Ya los griegos creían que en el eterno retorno. Una visión circular del tiempo y de la historia condenada a crearse y destruirse cíclicamente.

Es una idea perturbadora, porque implica que, hagamos lo que hagamos, estamos predeterminados por acontecimientos cósmicos que escapan a nuestro control. Desde luego, sabemos que en un momento determinado la Tierra será inhabitable, el Sol morirá, etc. Pero ¿no puede la humanidad tomar las medidas adecuadas para que estos acontecimientos inevitables determinen nuestra existencia?

Sexo y sexismo

Sí. Creo que es importante introducir una crítica en un juego que, por lo demás, me parece de lo mejor del género. Pienso que es muy acertado y necesario que el personaje pueda desarrollar su sexualidad en el juego. Shepard no es un tipo corriente. Es un héroe. Otra cosa es que consideremos que la humanidad no necesita héroes para hacerse un hueco en la galaxia. Pero Mass Effect sigue el esquema de que el jugador pueda escapar de su vida miserable y por unas horas, sea un héroe inmerso en una aventura épica. Que este héroe use su atractivo y su carisma para acostarse con los personajes o incluso para mantener una relación amorosa es legítimo y enriquece el juego.

Pero el juego sí que peca, en mi opinión, en una exagerada cosificación de las mujeres. Sobre todo en la segunda parte, que, por lo demás, es una secuela que es casi superior a la original. Los esfuerzos de Bioware en la tercera entrega por demostrar que Shepard también podía ser mujer, o la inclusión de personajes abiertamente homosexuales, no suavizan éste hecho. En la galaxia existirán, sin duda, mujeres humanas y mujeres alienígenas (porque vaya con las asari) sin un cuerpo explosivamente sexual.

Por cierto, en series de televisión de bajo presupuesto es muy comprensible que machos y hembras de especies alienígenas compartan muchas características sexuales y sociales con los humanos. ¿Pero en un juego de ordenador? Y no lo digo sólo por las asari (bailarinas azules de barras americanas). Al menos en Mass Effect tenemos a los hanar.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has jugado a Mass Effect? ¿Qué te ha parecido?
Mass Effect 1 (PC)

 Ficha del videojuego:

Mass Effect

  • Diseñador jefe: Casey Hudson
  • Fecha de lanzamiento: 2007
  • Desarrolladora: Bioware
  • Premios (entre otros):
    • Spike Video Game Award al Mejor Videojuego de Rol en 2007.
    • Juego de rol del año (2008) en los Interactive Achievement Awards.
    • Mejor juego de rol en los premios IGN Best of 2007.
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: