Pórtico: Antiheroes, desesperación y mucho riesgo

Si te ha gustado, comparte:

¡Si encontramos algo alienígena, es muy probable que no lo comprendamos!

Pórtico es una de las novelas más importantes del gran escritor Frederik Pohl (1919-2013). Es un texto sorprendente, que rompe con muchos de los tópicos que se habían establecido en el género. Eso la convierte en una novela bastante arriesgada, empezando por su protagonista. Robinette Stetley Broadhead es un tipo execrable, maltratador, acomplejado, egoísta...

No es la primera vez que al frente de una novela de ciencia ficción tenemos a un antihéroe. Por ejemplo, en Las estrellas mi destino de Alfred BesterGulliver Foyle es aún más detestable, asesino, violador, vengativo... Quizás por eso Robin puede que sea más creíble. No es un psicópata. Sólo es un tipo muy despreciable. Desgraciadamente hay individuos así a nuestro alrededor.

¿Qué sucede en Pórtico?

Las historia de Pórtico se divide en dos líneas temporales. Por un lado tenemos a un Robin asquerosamente rico asistiendo a terapia. Por otro lado tenemos la historia de cómo consiguió amasar tanta fortuna.

Resulta que en el futuro la Tierra estará superpoblada. La gente se muere de hambre. La única comida disponible es artificial. Robin trabajaba en una de las minas de donde se obtiene el esquisto bituminoso, el ingrediente imprescindible para fabricar alimentos. Pero en un golpe de suerte, Robin conseguirá un premio en metálico que le permitirá viajar a Pórtico.

Pórtico es Eldorado de esa época. Explorando el sistema solar, la humanidad encontró Pórtico, una base alienígena abandonada instalada en un asteroide. Los heechees, los constructores de Pórtico desaparecieron sin dejar rastro, pero dejaron tras de sí casi mil naves con piloto automático. Esas naves están programadas para visitar distintos lugares de la galaxia. Algunos mortales, otros, destinos que guardan tecnología y conocimiento. El problema es que los humanos no comprenden a los heechee.

Un primer encuentro posible

Creer que en un primer contacto alienígena seremos capaces de comunicarnos es bastante ingenuo. Dependerá de lo evolucionados que ellos estén. Si ese contacto fuera hoy, por nuestra parte tendríamos muchas dificultades para comprenderlos. El relato de Ted Chiang, La historia de tu vida, adaptado a la película La llegada, ahonda en esas dificultades. En Pórtico, al tratarse además de restos arqueológicos y tecnológicos muy avanzados, la dificultad es tremenda.

Los científicos han aprendido en esos años algunas cosas, pero el funcionamiento de las naves, por ejemplo, sigue siendo un misterio. Cuando han alterado el piloto automático el resultado ha sido catastrófico. Así que, utilizando bonificaciones, pagan a los voluntarios presentes en Pórtico (prospectores) para que arriesguen su vida viajando en las naves heechee. Muchos no vuelven. Pero los que vuelven pueden ganar mucho dinero. Ese es el objetivo de Robin.

Por cierto, la novela es genial transmitiendo el agobio cotidiano que sufren los prospectores. Necesitan ingresos para poder seguir pagando su estancia en Pórtico y no volver a la Tierra. Así, arriesgan su vida una y otra vez buscando un pelotazo que les ayude a dejar la estación por la puerta grande, o simplemente lo justo para emprender una nueva exploración. La muerte es muy probable en cada expedición, pero la alternativa, la miseria, el fracaso, les parece mucho peor.

heechee hotel by vidom

Desesperación y aventura

El ser humano ha arriesgado una y otra vez su vida para tratar de escapar de la miseria. Los sueños de prosperidad y oro han sido un gran motor en la aventura y la exploración. Si de Extremadura partieron numerosos "conquistadores" a las Américas, fue precisamente por la tremenda pobreza y falta de futuro que debía de haber en esas tierras. Las grandes migraciones, la "conquista del Oeste" o, mucho más actual, los emigrantes que se atreven a desafiar las aguas del Mediterráneo, o la frontera entre Mexico y EEUU, son acontecimientos impensables para alguien con el estomago bien lleno y sus necesidades vitales cubiertas.

Así son los prospectores de Pórtico. Lo arriesgan todo a cambio del sueño de una sustanciosa bonificación. No tienen nada que perder. La vida en la Tierra es miserable y el hambre es endémico.

Por supuesto, también la sed de aventuras (y en más de uno la fama) o el hambre de conocimientos han impulsado la exploración humana. Muchas exploraciones del siglo XIX, por ejemplo, fueron realizadas por gente acomodada. Pero incluso en los exploradores de África o de los polos, la promesa de grandes recompensas estaba muy, muy presente.

La flecha del tiempo (social y física)

Y no quiero terminar sin unas últimas reflexiones.

El infame Robin consigue su riqueza traicionando a sus compañeros de expedición en un agujero negro. Entre otros, a su pareja Klara. Otra prospectora que durante su relación, llega a ser golpeada con brutalidad por el mismísimo Robin. El libro fue escrito en 1977 y parece que para muchos escritores de ciencia ficción era sencillo imaginarse avances tecnológicos, pero no avances sociales. O simplemente, ese futuro que nos relata, con una Tierra superpoblada y hambrienta, las lacras sociales contra las que hoy luchamos, no sólo no han desaparecido, sino que han retrocedido. Así Robin siente una atracción homosexual que no es capaz de aceptar. Y por otro lado, pese a la paliza, Klara vuelve con Robin. Es el drama de muchas mujeres maltratadas hoy en día.

El caso es que, en esa traición (o no, porque ni Robin tiene absolutamente claro que conscientemente les traicionara) en el agujero negro, se producirá una paradoja muy curiosa. En su caída al agujero negro, los compañeros de Robin sufrirán la dilatación del tiempo prevista por la teoría de la relatividad. El tiempo para ellos pasará muchísimo más lentamente que para Robin. Así, podrá pasar toda la vida de Robin y generaciones futuras enteras, y ellos aún seguirán cayendo hacia su muerte, odiando a Robin por su traición, y sin poder hacer nada por salvarse. ¿No es extremadamente angustioso?

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has leído Pórtico? ¿Qué te ha parecido?
 
PD: Pórtico es el inicio de una saga sobre las aventuras Robin y los heechees. El segundo libro, Tras el incierto horizonte mantiene un nivel muy aceptable. Sin embargo la tercera y cuarta parte, son obras menores. Muchos críticos coinciden. Es una pena. En cualquier caso, Pórtico puede leerse de manera independiente. Que se mantenga el misterio sobre quienes son los heechees y cuáles eran sus intenciones al dejar esas naves en Pórtico, en mi opinión, añaden valor al libro.
 
No siempre hay que explicarlo todo.
GatewayNovel

Ficha del libro:

Pórtico

  • Autor: Frederik Pohl
  • Título original: Gateway
  • Fecha de publicación: 1977 (en revistas como serial en 1976)
  • En España: Ediciones B, ISBN 9788466662031
  • Premios (entre otros):
    • Premio Nebula de 1977
    • Premios Hugo, John W. Campbell Memorial  y Locus de 1978
Si te ha gustado, comparte:

2 comentarios sobre “Pórtico: Antiheroes, desesperación y mucho riesgo

  • el 10 abril, 2018 a las 9:51 am
    Permalink

    Leí Portico y los tres libros que continúan la saga, Tras el Incierto Horizonte, El Encuentro y los Anales de los Heechee. Los que mas me han gustado han sido Portico y Tras el Incierto Horizonte. El resto me han decepcionado, es como si el autor se atascara y no supiese como continuar lo iniciado en Portico, recreando la misma atmósfera misteriosa y aventurera del primer libro.

    Respuesta
    • el 24 abril, 2018 a las 5:30 pm
      Permalink

      Gracias por tu aportación Fernando. Muchos críticos opinan como tú. Pórtico es muy buena novela, sus continuación… Tras el Incierto horizonte sigue manteniendo el tipo pero después la saga decae bastante. En mi opinión no siempre hay que explicarlo todo todo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.