El inmenso universo de Hyperion

Si te ha gustado, comparte:

El Romanticismo elevado a Ciencia ficción

Se puede caracterizar a Dan Simmons como un erudito de libros ambiciosos. Algunos pueden clasificarlo también como un pedante de libros pretenciosos. La frontera entre una definición y otra es a veces confusa, quizás también por culpa de la mala educación literaria que sufrimos en España. Cuando comencé a leer Hyperion yo no tenía ni idea de quien era John Keats, por ejemplo. Y sabía que Hyperion era un titán de la mitología griega porque ya en la adolescencia era un friki. Es verdad que era de ciencias. Pero dudo que en el bachillerato de letras se profundizara mucho en el romanticismo inglés, más allá de mencionar a Lord Byron. Es posible que en EEUU y Reino Unido tampoco se profundice en el romanticismo ibérico, pero Dan Simmons es de Ilinois, no de Murcia. 

En cualquier caso, Hyperion me entusiasmó. Recuerdo que pensé que era el libro de ciencia ficción que yo hubiera querido escribir. Cada cuento iba mostrando una parte de ese tremendo universo imaginado por Simmons y, la verdad, es que no pude parar de leer. Quería más y más.

A Hyperion le siguió La caída de Hyperion y posteriormente Endymion y El ascenso de Endymion. Ninguno igualó la maestría de la primera parte. Del segundo, que al parecer formaba con Hyperion un único volumen, dividido por orden de la editorial, sobre todo me impresionó su desenlace. Y los dos últimos, sin dejar de ser buenos libros, se tienen que leer sobre todo para poder conocer el desenlace de la historia.

Pistas sobre Hyperion

Si nos adentramos en Los cantos de Hyperion conociendo algo de John Keats, tendremos algunas pistas sobre el fondo de la trama. La historia no sólo es un homenaje al poeta inglés, sino que trata de ser una obra épica romántica. Y en un mundo de ciencia ficción, eso sólo puede ser a través de una space-opera. En algún blog leí una comparación que me pareció muy afortunada: Los cantos de Hyperion son una fusión de Fundación de Asimov y Juego de Tronos de George R. R. Martin. Faltaría añadir el cyberpunk y a AM de Harlan Ellison.

El Romanticismo fue un estilo literario de principios del siglo XIX que buscaba romper con la rigidez del neoclasicismo. Los románticos aborrecían el despotismo y también la rigidez y las normas que dominaban la vida cultural de la época. Buscaban la libertad, pero también querían ahondar en el yo interior. Así el dolor, el amor trágico, el sufrimiento, el sacrificio eran temas recurrentes.

John Keats fue un ejemplo en vida y obra del romanticismo. Vida corta y trágica. Desprecio del público (y reconocimiento tras su muerte). Un gran amor imposible. Enfermedad... Compuso sendos poemas llamados Hyperion, La Caída de Hyperion (ambos inconclusos) y Endymion. En Hyperion nos narra la destrucción de los titanes, los viejos dioses, por los nuevos dioses olímpicos. En La caída de Hyperion vemos precisamente el ascenso de Apolo, nuevo dios del Sol, en detrimento del titán Hyperion. Endymion es la historia de amor de un pastor por una diosa.

Los cuentos de Canterbury

En Hyperion nos encontraremos con una estructura tomada directamente de Los cuentos de Canterbury de Geoffrey Chaucer. Siete peregrinos:, un sacerdote católico, un militar, un poeta, un erudito judío, un templario -organización semireligiosa ecologísta-, una detective y un cónsul -diplomático-, personajes muy diferentes, se dirigen a las Tumbas del Tiempo en el planeta Hyperion. Allí van a encontrarse con el monstruo Alcaudón (que como el pájaro, empala a sus víctimas, aunque su tamaño y forma es mucho más terrorífica). La tradición cuenta que todos los peregrinos menos uno morirán, pero al superviviente se le concederá un deseo. Durante el viaje, cada uno de ellos contará su historia: Quiénes son y por qué se han embarcado en una aventura que les deparará seguramente la muerte.

A través de sus historias iremos conociendo el universo de Hyperion. Tras la destrucción de la Tierra por un accidente científico, la humanidad, con la ayuda de las Inteligencias Artificiales, se dispersó por la galaxia formando la Hegemonía. Hyperion es un mundo alejado y olvidado cuyo único interés es precisamente el misterioso y monstruoso Alcaudón, hasta el punto de que se ha conformado una Iglesia que lo consideran como un Dios. Ahora, la Hegemonía está a punto de entrar en guerra con los exters, descendientes de humanos que han recurrido a la ingeniería genética para adaptarse al espacio. Hyperion parece que será el centro de esta guerra, hasta el punto de que entre los peregrinos se sabe que uno de ellos es espía éxter.

peregrinacion Hyperion

Sacrificios, amor, religión e intrigas

Cada cuento será diferente. E incluso se usarán distintos recursos literarios. El cuento de la detective, por ejemplo, adoptará desde el principio un tono de novela negra muy característico. Y así con todos. Cada cuento es en principio independiente, pero será una pieza del puzzle de este universo y todos convergerán en torno al Alcaudón.

Veremos varias temáticas recurrentes: El sacrificio. El sacrificio propio para evitar un mal mayor, aunque implique un infinito dolor. O el sacrificio por un ser querido. Pero también el sacrificio de un ser querido, cuándo parece que no hay otra alternativa. Veremos que el sacrificio está muy vinculado al amor. Amor de padre a hija. También el amor lujurioso sexual. Y el reverso del amor: el odio y la venganza.

La religión, por cierto, estará muy presente en todo el relato. Siguiendo los poemas de Keats, no podemos olvidar que se trata de la caída de los dioses antiguos.

Viejos y nuevos dioses. Estancamiento o evolución

Una de las historias pondrá el foco en una idea muy potente que será esencial en la continuidad de la historia. El estancamiento de la humanidad frente al desarrollo y la evolución. La humanidad está traumatizada por la destrucción de la Tierra. En lugar de aceptar el nuevo estado de cosas y evolucionar, como han hecho los éxter, los humanos de la Hegemonía han mantenido una posición absolutamente conservadora.

En cada planeta colonizado han destruido todas las formas originarias de vida. Han practicado una terraformación feroz. Y han trasplantado las culturas de la difunta Tierra. Pero la antigua diversidad de la Tierra, en la Hegemonía no deja de ser una parodia y un freno al desarrollo. De hecho ayudados por las Inteligencias artificiales del Tecnonúcleo, que han dotado a la humanidad de importantes avances tecnológicos como los portales teleyectores, que permiten cruzar instatáneamente de un mundo a otro, lo que se está imponiendo es una homogenización plana y contraria a cualquier diferencia. Una globalización a escala galáctica que convierte a lo diferente, como a los éxter, en el enemigo.

Se podría trazar el paralelismo de que son las viejas culturas terrestres los viejos dioses que merecen perecer. Pero también iremos comprobando que son las Inteligencias artificiales las que se han erigido en Dioses que impiden el avance del ser humano. Tal vez el Alcaudón, símbolo de la muerte y del dolor, es el catalizador para provocar ese cambio de lo viejo a lo nuevo. Pero eso se descubrirá en las siguientes partes de Los Cantos de Hyperion.

Hyperion a la vista de hoy en día

Han pasado 29 años desde que Dan Simmons escribió Hyperion. Aunque quizás en el papel de la mujer, Simmons demuestra que sigue siendo un escritor de su época (hay un poco de complejo de Pitufina en los peregrinos), en otros aspectos el libro no sólo no ha envejecido, sino que es muy actual. Hoy en día, el mundo que nos ofreció de una humanidad estancada y dominada por las Inteligencias artificiales está probablemente más presente que entonces.

Globalización

A finales de los 90 y principios de los 2000, hubo varios colectivos que pusieron el énfasis en la cara más oscura del proceso de globalización. Realmente la humanidad no ha dejado de "homogeneizarse" desde la invención de la máquina de vapor y el desarrollo de imperios coloniales europeos, pero está claro que el desarrollo de los años 60 y 70, la Caída del Muro de Berlín y la extensión y crecimiento de Internet han provocado saltos cualitativos en la cristalización de una única civilización humana.

La Tierra cada vez más es un mundo marcado por el capitalismo cristiano y anglófono de Occidente. Ni siquiera la irrupción de China como gran potencia mundial ha limitado ese proceso. Es verdad que se han incorporado algunos elementos de las culturas chinas y japonesas (y previsiblemente más se incorporarán), pero el capitalista chino, como hizo en japones, emula a su socio estadounidense, en idioma, formas de vestir, gustos, vicios, etc. El mundo global, lejos de ser más plural y amplio, amenaza con ser excesivamente unificador. Y cuando casi todo tiene que ser igual, lo diferente puede ser percibido como una amenaza, como un enemigo.

Las IA

En cuanto a las Inteligencias artificiales. Estamos aún en el inicio del camino, aunque parece que el desarrollo de Internet y el Big Data parece que está acelerando su desarrollo. En este terreno ya veremos hacia donde se van las cosas. Si tenemos un infierno a lo AM o Skynet. O si tenía razón Asimov y los robots o la inteligencia artificial nos ayudan a construir un mundo mejor. Sólo el tiempo lo dirá, pero con IAs fabricadas por los intereses egoístas de las grandes corporaciones, podemos prepararnos para lo peor.

Espiritualidad y búsqueda de Dios

Pasarán siglos, sino milenios hasta que el misticismo desaparezca de la cultura humana. Simmons demuestra en su relato que es un hombre religioso. Que cree en poderes o entidades divinas, aunque como buen protestante, reniegue de la Iglesia Católica. Pero el que las propias Inteligencias Artificiales estén buscando construir un Dios, implica que Simmons piensa que los seres inteligentes necesitan algún tipo de creencia mística o de fe. Y yo no puedo comulgar con eso. No está sólo en esa convicción, los cylons de Galáctica también creían en Dios. Al fin y al cabo, la necesidad de un dios o de un ente más allá de la materia surge de la necesidad de cubrir un vacío existencia que nuestras vidas no es capaz de cubrir.

Podemos alcanzar las estrellas, pero si seguimos vacíos, si seguimos con vidas miserables o con existencias sin objetivos, seguiremos necesitando el consuelo divino.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has leído Hyperion? ¿Qué te ha parecido?

Hyperion_cover

Ficha del libro:

Hyperion

  • Autor: Dan Simmons
  • Fecha de publicación: 1989
  • En España: Ediciones B (Nova), ISBN 9788466658034
  • Premios (entre otros):
    • Los premios Hugo y Locus de 1990.
    • El premio Ignotus de 1991.

 

Si te ha gustado, comparte:

Un comentario en “El inmenso universo de Hyperion

  • el 29 abril, 2018 a las 3:12 pm
    Permalink

    Todo amante de la ciencia ficción social debería leer estos libros, son un atisbo de un próximo futuro bastante realista. La dependencia de la inteligencia artificial tal y como se narra en Hyperión, quizás llegue el día en que nos de una sorpresa bastante desagradable.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: