Alien, el octavo pasajero

Si te ha gustado, comparte:

Violación en el espacio

¿Cómo es posible que aún no hubiera escrito una entrada sobre Alien, el octavo pasajero? Desde luego no fue la primera película que fusionaba el género de la ciencia ficción junto al terror. Le preceden varios clásicos cinematográficos como El enigma de otro mundo o Terror en el espacio. El guionista Dan O'Bannon y el director Ridley Scott reconocen que se inspiraron en estos y otros títulos.

Pero no hay duda al respecto de que Alien marcó un antes y un después en el mundo de la ciencia ficción. Junto con Blade Runner, también dirigida por Scott, Alien es el inicio del cine de ciencia ficción moderno. Ya sólo el hecho de que este director haya filmado ambas películas le situará, por siempre, en los más alto de la historia del cine. En cuanto a O'Bannon, también escribiría el guión de Desafío Total, película a la que hace poco le dedicamos una entrada.

La trama de Alien

¿Quién no conoce la trama de Alien? Un mercante llamado Nostromo regresa a la Tierra con su tripulación en sueño criogénico. Durante el viaje, una señal de origen desconocido capta la atención de la nave y su ordenador central Madre despierta a los tripulantes. Según el reglamento, tienen la obligación de investigar el origen de la señal, así que una nave de exploración desciende a la luna desde donde se emite esa señal. En esa luna se encontrarán con los restos de una civilización alienígena y unos huevos extraños y tenebrosos que cambiarán la vida de los siete tripulantes.

El xenomorfo

Aún no habéis comprendido a qué os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo está igualada por su hostilidad. Admiro su pureza, es un superviviente al que no afecta la consciencia, los remordimientos ni las fantasías de moralidad… No tenéis ninguna posibilidad pero… contáis con mi simpatía. Ash, el androide.

Los monstruos han sido una constante en el imaginario de la humanidad. Protagonistas de muchas pesadillas y no sólo de la infancia. Para los griegos, los monstruos tenían un origen divino. Muchas veces respondían a una venganza de los dioses por las acciones de los hombres. Prometheus apunta en esa dirección, pero en Alien, el origen es desconocido y misterioso. Y, sin duda, lo desconocido y misterioso siempre da mucho más miedo.

El xenomorfo y toda la civilización alienígena que nos muestra Alien -tan llena de detalles, tan rica y distinguible- no hubiera causado el mismo impacto sin los diseños de H. R. Giger. El xenomorfo es Necronom IV; ilustración incluida en su libro ilustrado Necronomicon. Cuando la vio, Ridley Scott supo que esa era la apariencia que tenía que tener su monstruo. A todos los amantes del terror, recomiendo que repasen la obra de este brillante ilustrador, hoy ya fallecido. Lo cierto es que gracias a Giger, el xenomorfo tiene personalidad propia, rompiendo con todos los monstruos precedentes.

Así, el xenomorfo se convierte en una criatura mítica. Infernal. Terrible. Todopoderosa. Nace como un brutal parásito. Una pesadilla ya de por sí terrible, al menos en mis propios temores interiores. La sangre es ácido, su coraza indestructible. Es comprensible que la corporación Weyland-Yutani quiera apropiarse de semejante arma de destrucción masiva.

Ripley

La Nostromo

En 2001 las naves eran blancas, impolutas. Fue en Star Wars donde descubrimos que en el futuro espacial seguiría habiendo suciedad y basura. Alien da una vuelta de tuerca en esa dirección. La Nostromo es un laberinto de metal donde sus tripulantes están atrapados. Pero es un laberinto de metal sucio, ruinoso, lleno de tubos y cables. Desde el principio queda muy claro que se trata de un mercante, no de un crucero de lujo. Sus tripulantes son también almacenados y transportados, son otra mercancía más. Su diseño, lleno de pasillos y recovecos, intensifica la claustrofobia que sentiremos mientras el xenomorfo elimina uno a uno a los tripulantes.

El que éstos sean trabajadores mercantes les humaniza, les acerca aún más al espectador. No son héroes. No son supersoldados. La película comienza con sus inquietudes laborales, como cualquier trabajador. Les ha tocado vivir una pesadilla y no están preparados. Tienen miedo, mucho miedo. Mezclan ingenuidad con desesperación. Y finalmente, Ripley, la única superviviente, saca fuerzas de flaqueza, se sorprende así misma y logra derrotar al xenomorfo.

Un mensaje muy poderoso: una persona normal puede hacer frente a sus peores pesadillas y derrotarlas.

La violación

Pero es que además, Alien es una violación. ¿Qué puede causar más terror en la mente de una mujer que una violación? Es la pesadilla definitiva porque la víctima se ve superada, se ve degradada y dominada como no lo será de ninguna otra manera. No sólo pierde el dominio sobre su cuerpo, sino que es convertida en un objeto. Y una vez que es la elegida, muchas veces de manera aleatoria, no puede evitarlo. Es terror en estado puro.

Eso es Alien. Por eso el xenomorfo tiene elementos tan fálicos, como su propia cabeza, o la terrorífica boca que sale de su interior. Por eso Madre es la computadora que gobierna el Nostromo. La nave es violada por la presencia de ese octavo pasajero. El propio humano huesped, Kane, al que el alien parasita para nacer, ha sido a su vez violado por el xenomorfo abrazacaras. Kane es utilizado como un trozo de carne, para satisfacer necesidades primarias de un monstruo. Y por eso el xenomorfo nace como un parto no deseado, producto accidental de la violación. Tan destructivo es, que asesina a su progenitor.

Y por eso Ripley es una mujer. Ahora encaja la pelea final en ropa interior. Son las mujeres las que sufren las violaciones. Una lacra deleznable de la que, por cierto, las mujeres, también en España, siguen muy indefensas. El que ella, precisamente, logre derrotar al violador, al alien, es un claro mensaje de esperanza. Lo hace ella, sin ayuda de los hombres.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Alien, el octavo pasajero? ¿Qué te ha parecido?

Ficha de la película:

Alien, el octavo pasajero

  • Director: Ridley Scott
  • Título original: Alien
  • Fecha de estreno: 1979
  • Productora: 20th Century Fox
  • Premios (entre otros):
    • Óscar a los mejores efectos visuales.
    • Premio Hugo a la mejor presentación dramática
    • Saturn a la mejor película de ciencia ficción
    • 2 premiso BAFTA, al mejor diseño de producción y al mejor sonido.​
Si te ha gustado, comparte:

5 comentarios en “Alien, el octavo pasajero

  • el 27 abril, 2018 a las 6:55 pm
    Permalink

    Me encanta esta entrada. Gracias.

    Respuesta
  • el 28 abril, 2018 a las 5:55 pm
    Permalink

    Todo un clásico del cine de ciencia-ficción, lo que comentas sobre la metáfora de la violación es interesante, y ya lo he visto reflejado en otras críticas de la película. Pero para mi lo más importante son los protagonistas, que se alejan de los clásicos del space-opera; no son los héroes que salvarán la Galaxia, ni los valientes soldados que defienden a la humanidad, ni los intrépidos exploradores que van más allá de dónde nadie ha llegado, ni siquiera colonos que hacen avanzar la civilización por el universo…son simples y humildes transportistas (pilotos, mecánicos, etc…), gente que se gana la vida sin grandes metas ni ambiciones, personajes que en otras ficciones son totalmente prescindibles (como lo son para su empresa, Weyland-Yutani) o que no pasarían de formar parte de la ambientación general. Y sin embargo aquí son los protagonistas, no luchan contra una malvada fuerza imperial sino contra una criatura que no es malvada en realidad, sino un simple animal, cuya parasitaria forma de vida y evolución les amenaza. No hay enfrentamiento maniqueo, el alien es solo una criatura que sigue su ciclo de vida, no mata por matar…y eso es lo que le hace tan terrible.

    Respuesta
    • el 28 abril, 2018 a las 7:25 pm
      Permalink

      Gracias por tu aportación. Completamente de acuerdo con la caracterización de la tripulación. Quería explicar algo así y tu lo has dicho a la perfección!!! En cuanto al alien como animal sin maldad… La inteligencia que va demostrando creo que va un poco más allá de la de un depredador.

      Respuesta
      • el 28 abril, 2018 a las 9:03 pm
        Permalink

        Es inteligente sí, pero no lo suficientemente inteligente como para considerarlo un ser civilizado. Si no más bien como un depredador con altas capacidades intelectivas, quizás como un chimpancé o un velocirraptor…pero animal al fin y al cabo. Al menos esa sensación me dio en la primera película, y en las sucesivas. Por eso creo que es una criatura que carece de la capacidad para generar maldad, es solo un superdepredador que busca alimentarse…de los tripulantes, por eso para ellos (y para nosotros) es un villano…pero no lo catalogaría como maligno precisamente.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: