Han Solo. ¿Cuándo nos volvemos cínicos?

Si te ha gustado, comparte:

Western, romance y aventuras

Ya hemos podido ver el segundo spin-off de Star Wars, después de Rogue One: Han Solo. Como ya he escrito en otras entradas, yo soy bastante acrítico con Star Wars y todo lo que sea ampliar su universo me parece maravilloso. Así estoy disfrutando la nueva trilogía (sobre todo Los últimos jedi, soy de los que cree que El despertar de la fuerza fue más flojo), y Rogue One, que a mí me gustó mucho, puro cine bélico muy épico. Han Solo tuvo muchos problemas de producción. Incluso despidieron a sus directores.  Y ha sufrido la campaña anti-Disney desatada sobre todo tras Los últimos jedi.

Sin embargo, creo que el resultado es bastante satisfactorio. Es un western, con una trama clásica, un amor imposible, un atraco, traiciones y muchísimos guiños que la vinculan al resto de las películas y a otros productos del canon como Clone Wars. Ninguna película puede ser perfecta y desde luego, Han Solo tiene, en mi opinión, dos grandes fallos. Aunque también son matizables.

El origen de Han Solo

Han se nos presenta como un joven obligado a malvivir en los bajos fondos del planeta-astillero Corellia. Atrapado en una banda criminal, su objetivo es escapar del planeta junto a su amada Qi'ra. Tras robar una valiosa mercancía -coaxium-, parece a punto de conseguir su objetivo, pero en el último momento se ve obligado a dejar atrás a su compañera. Tras alistarse en la flota Imperial para ser piloto, y ser expulsado de la Academia, conoce a un grupo de bandidos que planean el "atraco del siglo". Con ese botín tendría dinero suficiente como para volver a Corellia y rescatar a Qi'ra. Pero las cosas nunca salen como uno las planea.

Han Solo es muy entretenida. Es pura acción. Probablemente la película de Star Wars con más acción de toda la franquicia. El guión está bastante bien construido -quitando algún detalle- y todas las referencias y guiños están muy bien introducidos en la película. La manera en la que Chewbacca y Han Solo se conocen, o el encuentro con Lando, o como finalmente Solo consigue el Halcón Milenario, son acontecimientos muy bien explicados y, en mi opinión, de manera muy satisfactoria. A parte de varias sorpresas que incluye la película que buscan deleitar al fan.

Lo mejor

Con la saga original, conocimos los planetas más alejados de la galaxia como Tatooine. Con las precuelas, descubrimos brillantes y lujosos planetas como Coruscant o Naboo. Pero nunca hasta ahora nos habíamos sumergido en los dominios de los grupos criminales que realmente controlan la galaxia. En El ataque de los clones nos mostraron parte de los bajos fondos de Coruscant, pero aún eran lugares demasiado luminosos. Tenían más en común con Blade Runner que con lo que debían de ser los dominios del hampa. Fue en Clone Wars donde se trató algo más y mejor el poder de los sindicatos del crimen y los mercenarios. Por fin, nos hemos encontrado con estos mundos. Primero Corellia, planeta del que me hubiera gustado ver más. Luego el Crimson Dawn.

Además, han aparecido algunos personajes que, pienso, han sido muy potentes. Tobias Beckett -¡nombre y alma de puro western!-. Rio Durant y Val -de los que me quedé con ganas de más-. Y sobre todo L3-37. El personaje, sin duda, más carismático de la película. Más incluso que Solo. L3-37, androide femenino, libre y liberada. Defensora de los derechos de los droides. Luchadora por la libertad. Y protagonistas de una rebelión de esclavos y mineros. Un acontecimiento, como la propia narración de la pobreza de Corellia o el destino final del atraco, que entronca con el espíritu de Los últimos Jedi de dar la palabra a los oprimidos y pobres. Ellos son la base social de la Rebelión.

El que finalmente L3-37 pase a formar parte -de manera dramática- del Halcón Milenario, visto en retrospectiva contribuye a que sea la nave más heroica y especial de la galaxia. ¡Y la más odiada por el Imperio y la Primera Orden! En su software está el alma de una luchadora incansable y muy valiente.

han-solo-movie-chewie

¿Lo peor?

Salí del cine con dos peros importantes a la película. Aunque dándole vueltas creo que tienen cierto sentido.

¿Falta épica?

Exacto. Me faltó la épica de todas las películas de Star Wars. Ciertamente hay mucha acción como más arriba mencioné, y también momentos épicos. Pero ninguno equiparable a la batalla final de Scarif, o, desde luego, a las peleas/batallas finales de cualquiera de los Episodios, incluso de los Episodio II y VII -en mi opinión, los más flojos de toda la Saga.

Pero claro, es un western. Me explico. El punto álgido de un western es el duelo final. Éste se da, pero claro, para entroncarlo con el verdadero Han de Una nueva esperanza (y no la remasterización digital de los noventa), el duelo no puede adquirir la tensión y carga dramática de los clásicos. Aquellos enfrentamientos rodeados de polvo, en que se precede al disparo con intercambios de mirada, sudor y tensión... mucha tensión. Y la incógnita sobre quién dispara primero.

¿Es realmente Han Solo?

Y antes de nada, comentar que no es por el actor. Personalmente creo que Alden Ehrenreich no se parece a Harrison Ford, pero pienso que el problema no es tanto el actor o su actuación.

Han Solo en Una nueva esperanza es un sinvergüenza. Un atracador, un mercenario, dispuesto a disparar primero, chulo y guasón y un tanto marichulo. Leia le pone en su sitio, pero cuesta pensar en un Han Solo enamorado antes de conocer a la princesa. Así mismo era un descreído. A Obi Wan y Luke les espeta, sin dudarlo, que la fuerza no existe. Por eso impacta más su afirmación del Episodio VII de que todo era real, los jedis, la fuerza... Han era un cínico y, por eso, resulta creíble que sólo volviera a salvar a Luke en el ultísimo momento. La buena persona y la decencia que nos demostrará a partir de entonces, estaba recubierta de una importante armadura autoprotectora.

Sin embargo, el Solo del spin-off es, a todas luces, una buena persona desde el principio hasta el final. No tiene esa armadura. Es verdad que es un ladrón y un poco granuja. Y es verdad que, al final dispara primero y no se une a la Rebelión. Pero es un pedazo de pan. O al menos eso transmite en todo momento. Quizás falta un contraste "luminoso" como hacía Luke en el Episodio IV, un ingenuo e inmaduro héroe. Entonces, al menos a mí, se me hace muy complicado ver a este Solo como Han Solo.

¿Qué nos convierte en cínicos?

Se puede afirmar que, al fin y al cabo, nadie nace siendo cínico. No existen los malvados por naturaleza. En Star Wars podría pensarse que alguno sí que lo es, pero no es el caso de Han Solo. El personaje, sobre todo en los Episodios IV y V tiene una cierta evolución, hasta convertirse en un héroe sin aristas. Saca a relucir su verdadero yo. Entonces, podría pensarse que son los acontecimientos de la película Han Solo los que terminan por convertir a nuestro personaje en el contrabandista que conocemos en la cantina de Cantina de Mos Eisley. Podría ser una explicación. O el comienzo de un proceso. Al fin y al cabo, entre el spin-off y el Episodio IV transcurren diez años (cronología obtenida por la edad de Chewbacca). Y diez años sobreviviendo entre los gangsters de la galaxia endurecen a cualquiera.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto Han Solo? ¿Qué te ha parecido?

solo poster

Ficha de la película:

Han Solo: una historia de Star Wars

  • Director: Ron Howard
  • Título original: Solo: A Star Wars Story
  • Fecha de estreno: 25 de mayo de 2018
  • Productora: Lucasfilm

 

Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: