No a los haters-racistas en Star Wars

Si te ha gustado, comparte:

Star Wars es de todos

Se veía venir. Muchas críticas que se  han lanzado contra Star Wars Los últimos Jedi tenían un tufo que demostraban no basarse en la calidad (o no) cinematográfica de la película. Kelly Marie Tran, Rose en la película, finalmente  ha borrado su cuenta de Instagram acosada por los haters. La insultaban y la humillaban. El racismo y machismo contra ella está, desgraciadamente, muy presente en algunas “criticas” a Star Wars. Es una vergüenza.

Sobre gustos no hay nada escrito

Las películas de Star Wars no tienen porque gustar a todo el mundo. Es más, comprendo aunque no comparto que haya admiradores de la trilogía  original que no quieran saber nada  de las precuelas (como en su día  comenté  en la entrada Reivindicando La venganza de los Sith). O que, de igual manera, haya seguidores de los Episodios I, II y III decepcionados con las secuelas.

Ninguna película puede gustar a todo el mundo. Y en el caso de Star Wars, está claro que más allá de argumentos técnicos, están muy presentes los sentimientos, los deseos, la infancia…Y entonces se pueden producirse discusiones muy acaloradas.

Los haters y su odio

Pero lo que ha sucedido tras Los últimos  Jedi no tiene nada que ver con eso. ¡Claro que hay mucha gente a la que no le gustó! Pero un ruidoso y minoritario grupo de autoproclamados auténticos fans han desatado una violenta campaña, donde sus “argumentos” son insultos y planteamientos racistas y machistas.

Ya tuvimos los primeros avisos con el EpisodioVII y con Rogue One. El protagonismo de actores latinos. La presencia de más de un negro en toda la galaxia (solo estaba Lando en las originales y Mace Windu en las precuelas). La confirmación de una Resistencia multiétnica. Rey como heroína y poderosa esperanza Jedi. Muchas mujeres con carácter y personalidad (y no solo Leia en las originales y Padme en las precuelas) y no objetos sexuales (como muchas veces sucede en el universo expandido y los cómics). Fueron actualizaciones de la saga que a este sector del que hablo no les gustaron, a pesar de que Star Wars siempre ha tenido un contenido progresista.

Pero el salto cualitativo ha sido con el Episodio VIII. Como expliqué en mi entrada sobre esta película, supone una revolución en la saga galáctica. Por primera vez, de manera explícita, la lucha de clases hace acto de presencia en la historia. Y el personaje de Rose es precisamente la representante más genuina de este giro: mujer asiática, de origen humilde, detesta a los ricachones traficantes de armas.

Ahora, los rebeldes son los pobres y oprimidos. Los ricachones, se benefician de la guerra. Y la hija de unos chatarreros borrachos, sin noble linaje, puede sentir la fuerza sin necesidad de ser pechugona y vestir ropas ridículas para entrar en batalla (como, por desgracia, les sucede a muchos personajes femeninos en los cómics y el universo expandido como ya hemos señalado).

meme hate

El ser social

En Disney no son bolcheviques. Es una multinacional que su principal objetivo es ganar dinero. Montañas de dinero. Pero son conscientes de que en el mundo hay cambios sociales y sensibilidades políticas. Y han realizado sus películas atendiendo a esa situación para conectar con su target: Los espectadores que llenan las salas y compran peluches y juguetes para sus hijos, preocupados -más o menos- por los valores que la película les transmite. Valores más actuales que los de hace veinte o cuarenta años.

También es cierto, -y creo que es muy importante- que muchos actores, guionistas e incluso directores, son más sensibles con la injusticia social y con la opresión racial o la opresión a la mujer que la propia productora.

Pero no todo el mundo comparte los valores “progresistas” que está transmitiendo Star Wars.

Hay fans de Star Wars que son gente muy adinerada y políticamente “ultra-liberal”. Y otros, “conservadores”. Y otros, sin un duro, pero muy derechistas y tradicionalistas, machistas y racistas. Esta gente, obviamente tienen otros valores y creencias. Y si ven determinadas cosas, como el rechazo de Rose a los ricos, el origen humilde de Rey o los niños esclavos que se unen a la resistencia, automáticamente muestran un feroz odio “de clase”.

Star Wars siempre fue “progre”

La critica a la guerra del Vietnam y al militarismo de la trilogía original les parece lejana. Y el feminismo de Lucas al incorporar a una princesa guerrera, en lugar de la clásica damisela en apuros, está ya muy asumido. En cualquier caso preferirán a los stormtroopers antes que a los rebeldes, sin pensar en por qué no hay aliens entre los oficiales imperiales (aun falta mucho tiempo para Trahwn).

Y en cuanto a las precuelas, si el conflicto es entre democracia o dictadura no hay problema. Públicamente no tendrán reparo en defender la democracia, aunque en sus adentros simpaticen con el Imperio. Y algunos llegarán a decir que en estas películas “hay mucho politiqueo”.

Pero si estamos hablando de ricos y pobres, millonarios y oprimidos, entonces la cosa cambia. Su conciencia reaccionaria encenderá las luces de alarma y el fan mutará en hater.

Argumentos o insultos

Antes señalé: Los ultimos Jedi no tienen por qué gustar a todo el mundo. Hay gente honesta y honrada que no les gustará. ¡Y no pasa nada!

De hecho es un lujo que en nuestra saga favorita podamos tener películas que nos gusten muchísimo, otras que nos gusten y punto y algunas que no nos gusten en absoluto. ¡Somos afortunados!

Y habrá mucha gente -y bloggers, youtubers– que expliquen por qué no les gusta tal película y argumenten: Fallos técnicos. De ritmo. Tal o cual interpretación. Podemos estar o no de acuerdo. ¡Pero perfecto! Seguro que podemos aprender mucho de sus análisis. Todo esto contribuye a enriquecer el universo de Star Wars.

Pero si el “argumento” es el insulto (al físico, al género, a la orientación sexual), la burla cruel, el odio. Entonces se están retratando. Por desgracia, es una práctica que no sólo vemos en Star Wars. También en el día a día, en la política, en la TV. Espero que en el futuro tengamos tiempos más civilizados donde el humano no se dedique a hacer daño al humano. A enfocar sus frustraciones, su odio interno, hacia otras personas. Y donde la diferencia enriquezca y no criminalice.

Ahora, volviendo a Star Wars, mi temor es que el ruido que estos sectores están haciendo, afecte a las futuras decisiones de Disney. Al fin y al cabo, quien paga al flautista, escoge la melodía. Y ya suenan rumores de la destitución de Kathleen Kennedy tras los resultados de la película de Han Solo.

¿Y tu que opinas de todo esto?

Si te ha gustado, comparte:

7 comentarios sobre “No a los haters-racistas en Star Wars

  • el 10 junio, 2018 a las 12:22 am
    Permalink

    Es tremendo que haya gente que no sepa criticar la saga desde argumentos racionales como espectadores, sin caer en el insulto. Tengo amigos de muy diverso perfil político (Tanto conservadores como progresistas), algunos de los cuales encajarían en esos perfiles políticos que comentas, pero todos han aprendido al menos a respetar mínimamente las opiniones de los demás y no insultarían a alguien con comentarios racistas o similares para criticar una película por mucho que se consideren auténticos fans. Sin duda, es un problema que haya haters que lleguen a eso y que alguien tenga que ser su víctima, que machaquen a una actriz porque son unos machistas-racistas que se creen con derecho a machacar a los demás por no amoldarse a lo que consideran más correcto y cómo tendría que ser una película o cómo tendría que ser el mundo.

    Rey mejora mucho en el episodio VIII. En el VII prácticamente es un Luke que tiene un arco mal desarrollado sobre su historia familiar; algo que podría considerarse conservador para los tiempos en que vivimos, donde hay mucho más que el no ser meros objetos sexuales. Luego se plantea cambios, ama, conecta con alguien que debería ser a todas luces su enemigo, se plantea la redención, se convierte plenamente en una heroína y mira sus propios demonios, junto al desarrollo de la relación paterno-filial/maestro-discípula con el propio Luke, que nos deja muy sorprendidos no porque sea hija de gente humilde sino porque ya dábamos por hecho que Luke era su padre.

    Entrando a comentar, aviso de spoilers, el tema. Es verdad que incluso como personaje Finn dista poco en inicio de ser un personaje destinado a ser un héroe y casi podría plantearse en la película un cierto sesgo racista hacia él en el episodio VII mientras va cambiando hacia algo que se materializa en un héroe secundario en el episodio VIII y Lando, el otro personaje de color, era un fuera de la ley que casaba mejor con la mentalidad racista de esos espectadores. Que esos personajes rompan el estatus quo, siendo incluso uno de ellos una mujer y de color, supone para esa gente una amenaza sin duda. Más todavía que la inclusión de una robot que defiende a los oprimidos y protesta como si fuera una sufragista por otros robots y por los oprimidos en general (Podemos considerar que se podía contar mucho mejor eso en “Han Solo”, como casi todo en el film, que, para mí, casi llega al 6 porque logra ser gracioso, cuela referencias que dan verosimilitud a los espacios, mete un contenido político y le han metido mucho presupuesto para quedar bastante bien en la ejecución, aunque sea con un guión con demasiados fallos de planteamiento como para no hacer aguas por muchos lados y que hace que los personajes nos den bastante igual, pero es significativo ya sólo el hecho de que se cuente), y reaccionaron ante ello.

    Yo añadiría que, en el episodio VIII, hemos visto por primera vez a los verdaderamente neutrales, los carroñeros del lujo que se benefician del dolor de la guerra, porque antes siempre estaban los grupos de El Imperio y La República; o estaban con el imperio o debían ayudar a La República para no ser conquistados por el imperio. Aquí, los traficantes son odiosos, pero, al mismo tiempo, no escogen bando. Es un cambio considerable a todos los niveles.

    Sólo falta un punto evidente por criticar dentro de la trayectoria de diversidad y confrontación de poder; el hecho de que, en una galaxia poblada por infinidad de especies alienígenas, es casi una anomalía que los alienígenas tengan puestos de enorme responsabilidad y gestión (El consejo Jedi tiene a Joda, pero el resto de personajes con puestos de responsabilidad son humanos sin más), siendo los humanos quienes manejan el cotarro (Algo que estadísticamente choca en una república plural, fruto de la unión de más de 60 planetas que tienen especies alienígenas antropomorfas con tecnología más o menos común que tienen fisiologías diferenciadas. Sería más lógico que hubiera muchos alienígenas humanoides, o quizá es que los humanos poblaron toda la galaxia en mayor número que cualquiera de las otras especies y por eso están en todos los puestos de poder).

    Es verdad que en Disney tienen como principal objetivo ganar montañas de dinero, pero quiero pensar que algún límite ético y de target tienen. Aunque, si no es así, me alegro de que al menos se modernicen por su target.

    No había caído en que había una crítica a la guerra de Vietnam en la trilogía original. Está claro que el anti militarismo está muy presente cuando podemos ver a la marina estadounidense en las naves de la flota imperial. En efecto, resulta viejuno a día de hoy que sea una mera princesa con carácter y no una guerrera de tomo y lomo, aunque no fuera ya en ese momento una damisela en apuros.

    Sí, es una práctica muy frecuente desgraciadamente. Quiero pensar que no será tan fuerte como para eliminar el progresismo de las futuras películas, pero es verdad que puede influir. A mí, “Han Solo”, pese al patinazo de taquilla, me parece una película que se puede ver y a la vez mayormente conservadora, salvo por el personaje libertador de la robot, y sería triste que acabara triunfando una élite ultra conservadora por el fracaso de taquilla de esa película y que puedan echar de “Star Wars” a una productora de grandes clásicos del cine, con mucho talento, de forma que se reduzca el progresismo de la saga.

    Respuesta
  • el 10 junio, 2018 a las 2:51 am
    Permalink

    Lucas escribió el guion en California entre 1974 y 1977, en plena época de la contracultura, así que lógicamente le influyó la derrota en Vietnam. El imperio representa el complejo militar industrial americano derrotado por unos primitivos, en el guion original eran los Wookies, que finalmente se convirtieron en los Ewoks. Luego el tema se retoma con los Gun gan en el Episodio I. Esa parte política de la federación de comercio, el senado y demás que vimos en las precuelas siempre estuvo en los borradores del guion desde el principio. Los Jedi y los rebeldes representaban lo opuesto, en el consejo Jedi no solo estaba Yoda, si recuerdas había varias especies alienigenas y Mace Windu era Sam Jackson, que blanco no es, y en el senado galáctico estaban representadas todas las especies. La diferencia es que George Lucas introdujo todos esos temas de forma sutil, como en tu caso la mayoría de gente ni caía en ello. Por eso realmente Disney no necesitaba hacer mucho mas hincapié en el tema, solo desarrollar lo que ya estaba implícito en las películas de Lucas, como hizo en el episodio VII y en Rogue One. Pero en el VIII metieron tantos cambios que se notó que trataban de atraer el publico milenial, que según los estudios de marketing es mas progresista (dudo mucho que Disney se mueva por otra razón que la comercial). A mi me gustaron los cambios, la historia no estaba mal. Pero no era necesario que el guion explicitara lo que estaba implícito, eso alargó la película y la hizo cargante a ratos, y tristemente el papel de esta chica a mucha gente le parece cargante. Lo que no justifica los comentarios racistas. No creo que Disney cambie mucho el plan a estas alturas, lo que si puede hacer cambiar es la baja taquilla de Solo… Para mi solo tienen que mejorar el guion, eso es todo. Pero si les entra el pánico y la lían aun mas, la cosa solo puede ir a peor. Si metes temas políticos a en tu película hay que hacerlo bien, sobre todo en una saga ya establecida.

    Respuesta
    • el 12 junio, 2018 a las 8:15 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu aportación. Ya te digo que en ningún momento lo había asociado, aunque, gracias a tu explicación, resulta muy evidente la referencia. El tema de los jedi de color y otros personajes así es verdad que está muy presente, aunque siempre me dio la sensación de que hay un exceso de personajes puramente humanos en escena y presencia para ser una civilización que abarca tantos mundos con especies de vida inteligente capaces de viajar a través del universo a velocidades mayores que la de la luz; yo me hubiera esperado muchas más. Pues sí, ha sido una cosa más sutil. Es verdad que los millennial, por lo general, somos más progresistas. Personalmente, el episodio VIII no se me hizo cargante, aunque es verdad que abusaron en ciertos momentos de las escenas en que parece que les van a pillar y van a ser derrotados y al final salen airosos. Esperemos que lo de Solo quede como un mal sueño de guión, que en otros aspectos es una peli entretenida, y que se tomen en serio los aspectos políticos.

      Respuesta
    • el 17 junio, 2018 a las 11:33 am
      Permalink

      Yo no creo que sea un problema de “sutileza” o menos sutileza. ¿Hay que ocultar con “sutilezas” la presencia de afroamericanos, latinos, parejas homosexuales o mujeres que no cumplen con el canon de belleza de Hollywood?
      Yo creo que no. Claro que Mace Windu es negro. Pero era uno, como Lando. Y no el principal protagonista. Con esto no quiero decir que Lucas fuera racista, ni muchísimo menos. Él siempre fue progresista y desde el principio trató de romper prejuicios establecidos, como menciona la entrada con la princesa guerrera Leia (y no una simple damisela en apuros). Lo que sucedió con el Episodio VIII (porque con el Episodio VII y con Rogue One ya hubo murmullo racista entre un sector de los autoproclamados fans) fue que apareció por primera vez en toda la saga la lucha de clases entre ricos y pobres. Nunca había sucedido. Y claro, es un factor ideológico de primer orden. Si encima, la principal portavoz de la lucha de clases es una mujer asiática cuyo cuerpo no sigue el canon de belleza “oficial”, entonces ¡apaga y vámonos!
      Y ahí sí creo que hay que ser claro y firme. ¿Críticas al Episodio VIII, al director o a los actores? Las necesarias. Esas críticas enriquecen Star Wars. ¿Insultos? ¿Odio? No. A eso hay que oponerse rotundamente. Por cierto German Nuñez, aprobé tu segundo comentario, porque en el primero habías olvidado añadir “Lo que no justifica los comentarios racistas”. Agradezco que rectificaras y lo añadieras, porque pienso que es la clave. He leído en Facebook gente diciendo que la culpa de los insultos y los comentarios racistas y machistas los tiene ¡el director Rian Johnson! ¡Faltaría! Pues no. La culpa de los insultos y comentarios racistas y machistas la tiene el que hace esos comentarios racistas y machistas. No hay nada que lo justifique.

      Respuesta
  • el 15 diciembre, 2018 a las 3:40 pm
    Permalink

    Como liberal que soy siempre disfruté el mensaje liberal de Star Wars. El arco de caída de la república en manos de un demagogo parece sacado de “Camino de servidumbre” de Hayek. También el “lado oscuro” es una clara alusión al poder, la violencia y la coacción. Anakin se deja seducir por el poder supuestamente para hacer el bien (salvar a su amor) y eso lo corrompe (como decía Lord Acton, “el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”). No tengo problemas con personajes de diferentes grupos, culturas y colores. Ni con denuncias al machismo, al racismo, y a tantas formas de prejuicios e ignorancia humanos. Siempre fue el mensaje de la saga, y no creo que sea nada contradictorio con mis convicciones liberales. Es verdad que hay gente racista y amargada (de una derecha autoritaria) que toma esas posturas que criticas y comparto esa crítica. Pero recomiendo no hacer generalizaciones simplificadoras. En la izquierda autoritaria también están los que idelizan la violencia y la agresión, no es algo exclusivo de derechistas. La última de la saga no me gustó tanto porque no están muy bien escritos los personajes, y la trama tiene lagunas. No tiene nada que ver con la supuesta toma de postura filosófica o política. Algunos aprovechan ese fallo para hacer militancia política, porque es lo que en verdad les importa. Yo espero que la próxima esté mejor escrita, porque soy más fanático de Star Wars que de defender una postura ideológica. El arte no es una proclama política, es polisémico. Mucha gente entiende cosas diferentes, y así debería ser cuando quiere ser arte y no un panfleto.

    Respuesta
    • el 15 diciembre, 2018 a las 4:00 pm
      Permalink

      Agradezco mucho que escribieras este comentario. Por supuesto las generalizaciones siempre son engañosas porque cada persona es diferente. Quiero aclarar que distingo las posiciones liberales en lo social, por así decirlo, de las económicas. El liberalismo económico siempre permitiría el comercio de armas y el amasar insultantes fortunas a costa de mínimos salarios. De hecho el liberalismo siempre ha rechazado cualquier regulación por parte del Estado, con lo que eso implica para los más débiles. Pero éste no es un blog de política y economía, sino de ciencia ficción…
      Aunque precisamente me apasiona la ciencia ficción porque en su seno se han producido las criticas más profundas y despiadadas a la política y la economía. Así que la relación es muy estrecha.
      Porque lo que sí que creo es que, nos guste o no, la política y la ideología está en todas partes, incluido el arte, que inevitablemente siempre refleja las ideas, creencias o prejuicios de su creador.
      Para mi lo importante en este caso, no es tu ideología -o la mia- o tu análisis de la película -o el mio-, sino que no gustándote, rechazas los insultos racistas y machistas. Creo que eso es lo más importante, porque en cuanto al film… para gustos, colores ¿no?

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.