El fin de la Eternidad

Si te ha gustado, comparte:

Paradoja, estancamiento y desarrollo

Reconozco que casi desde que comencé el blog quería hablar de El fin de la Eternidad de Isaac Asimov. Era así porque fue el primer libro de ciencia ficción que tuve en mis manos (la colección de Orbis) y causó en mí un gran impacto. No obstante, me refrenaba el que ya he hablado varias veces de obras de Asimov y eso no hace justicia a muchos otros autores y autoras de ciencia ficción.

Pero tenía el gusanillo de este libro y finalmente he sucumbido a la tentación. No podía seguir sin dedicarle una entrada.

En muchas obras, los viajes en el tiempo no provocan cambios. La línea del tiempo es única y, por tanto, el propio viaje en el tiempo que buscaba cambiar el pasado ya está previsto y, por tanto, el cambio era inevitable. Un ejemplo lo tenemos en Doce monos, película de la que hablamos hace poco.  Pero no es así el El fin de la Eternidad. Aquí los cambios provocados por los viajes en el tiempo sí afectan a la Realidad, creando una realidad alternativa.

Cambios en Asimov

Es vox populi que El fin de la Eternidad se constituyó en novela cuando los editores de Asimov rechazaron un relato escrito por el autor. Este relato, a su vez, fue ideado cuando Asimov confundió el dibujo de un geiser publicado en un periódico de 1932 con el característico hongo de una bomba atómica.

Relato y libro difieren en el final y hay quien ha analizado que se debe a un cambio ideológico del autor. Un cambio paralelo al que sufrió su confianza en la psicohistoria. En Fundación apuesta por una ciencia, la psicohistoria, capaz de predecir el futuro. En sus secuelas, busca fórmulas de escapar de tal determinismo científico y dar a la humanidad la capacidad de elegir.

Así, en El fin de la Eternidad se planeta de manera cruda este dilema. Un futuro planificado, organizado, placentero para sus habitantes, y, por tanto, en definitiva para Asimov, cómodo, estancado, decadente. O un futuro impredecible. Donde la humanidad sufra, cometa errores y se arriesgue y, por tanto, avance, se desarrolle y conquiste las estrellas.

Los ejecutores de la Eternidad

La Eternidad es una institución al margen de la Realidad. Creada tras el descubrimiento del campo temporal, su misión es manipular la Realidad para garantizar que la humanidad viva por siempre en una sociedad idílica. Así, reclutan a individuos cuyo futuro no influiría mucho en los acontecimientos (y por tanto, hay muy pocas mujeres en la Eternidad). Estos "eternos", que no volverán nunca a su tiempo de origen, pasan por un duro aprendizaje hasta que se especializan en distintas funciones, como por ejemplo, los ejecutores.

Esa será la función del protagonista Andrew Harlan. Cuando los programadores detectan que el curso de los acontecimientos en una época determinada puede provocar graves consecuencias en la sociedad, envían a los ejecutores. Los ejecutores viajan a un momento temporal concreto para provocar el Cambio Mínimo Necesario que logre el Resultado Máximo Deseado. Así se eluden esas "graves consecuencias". La humanidad sigue disfrutando de una vida apacible.

Por su trabajo, capaz de condenar a millones de personas a desaparecer de la Realidad, los ejecutores son evitados y temidos por los demás eternos. Como el propio Harlan, son fríos y distantes. Hasta que se enamoran.

Los límites de la Eternidad

Curiosamente, la Realidad reacciona a estos cambios temporales. Así, cualquier cambio introducido por los eternos no afectan al futuro indefinidamente como podría pensarse inicialmente. Los efectos del cambio alcanzan un máximo pero luego decrecen hasta cero. Además, siempre, inevitablemente, la exploración espacial es una víctima colateral de los cambios. En ninguna época controlada por la Eternidad, la humanidad logra abandonar la Tierra.

Los humanos de la Realidad afectados por los cambios no son conscientes de ellos y sus recuerdos, personalidades, etcétera se amoldan a ellos. Pero como hemos apuntado, a veces esos humanos temporales pueden llegar a desaparecer, dejar de existir, si el cambio y el interés general lo exige. Por suerte para ellos no serán consciente del hecho, simplemente se evaporarán.

He dicho "época controlada por la Eternidad", porque, además del pasado primitivo donde los eternos no viajan (para no poner en riesgo el propio origen de la Eternidad), en el futuro hay una serie de siglos (Siglos oscuros), donde los eternos no tienen acceso y no saben por qué. Pasados esos siglos, ya no hay vida sobre la Tierra.

Además, el programador Sennor tiene la teoría de que la propia Realidad impide que se puedan desarrollar paradojas temporales induciendo cambios que las eviten. Así nadie del pasado podrá encontrarse con su yo del futuro. Es decir, nadie podrá conocer su propio futuro.

the-end-of-eternity

Dictadura benevolente y estancamiento

La Eternidad es una dictadura secreta. Tienen el poder de cambiar a su antojo la Realidad y no rinden cuentas ante nadie. Es la dictadura perfecta porque sus víctimas ni siquiera saben lo que hacen. En el libro, los temporales creen que la Eternidad es una institución comercial entre distintas épocas históricas. No sospechan nada. Un nuevo aviso de la ciencia ficción de que la "felicidad" puede esconder la pérdida de la libertad.

Mientras tanto, los eternos, elevados por su posición a una categoría casi divina, también muestran enormes debilidades. Tras una fachada de seriedad monacal, esconden también sus vicios, sus secretos, sus luchas de poder y sus apegos a sus antiguas épocas.

En El fin de la infancia de Arthur C. Clarke hablábamos de la "dictadura benevolente" de los superseñores y como, a cambio de su dominio, la humanidad recibía prosperidad y paz. Además de preparar el camino para su último destino, la humanidad también perdía creatividad e inventiva por culpa de las comodidades de la utopía.

Es un tópico habitual de la ciencia ficción. La utopía tiene su inevitable contrapartida: estancamiento y decadencia. El caso más extremo son los elois de H. G. Wells, donde la decadencia llega a tal nivel, que finalmente los elois se convierten en un rebaño para los morlocks. Paz y prosperidad significan estancamiento.

En El fin de la eternidad, también es así. La actuación de la Eternidad proporciona prosperidad y paz. Sin embargo, no sólo se evitan los viajes espaciales, la humanidad bajo la Eternidad no deja de ser una especie estancada y decadente. La propia existencia de la Eternidad provocará  la propia extinción de la especie humana.

¿Y cómo se creo la Eternidad?

Quiero abordar este punto a riesgo de destripar uno de los aspectos más importantes del libro. Daré  un descripción muy resumida:

La Eternidad la creó un científico de la Época primitiva. Pero resultará que este científico realmente era un eterno enviado hacia el pasado precisamente para crear la Eternidad. Para garantizar que este círculo temporal se cerrara correctamente, el científico precisas instrucciones para que en el futuro los eternos le encontraran, le formaran y le enviaran al pasado a cumplir su destino. Y así harían  los eternos.

Pero la lógica formal nos invita a tirarnos de los pelos. Para que el cientifico pudiera crear la Eternidad, ésta debería de existir en el futuro, para así poder encontrar al científico de joven, formarle y enviarle al pasado a que creara la Eternidad.

Recomiendo el blog El Manual del Viajero del Tiempo, que incluso elaboraron un mapa con los viajes temporales que se desarrollan en El fin de la Eternidad.

Padadojas, universos, realidades en El fin de la Eternidad

Asimov no da pistas sobre cómo se inició  este círculo de la creación de laEternidad. El libro se centra en cómo destruirlo. Acudí a Twitter para ver que opinaban los twitteros más  versados en Asimov. Pensaba que se me escapaba alguna reflexión sobre Realidades y Universos paralelos.

Desgraciadamente hasta el momento en que estaba escribiendo esta entrada, sólo había recibido dos explicaciones (una muestra de mi éxito en twitter):

Explicación

Realmente no sé  si es una "paradoja de predestinación de primero de viaje temporal". Tampoco sé si es una Paradoja de Bootstrap (agradezco a Lady Rathen @Arsmagna2M10 que hizo el esfuerzo de explicarme el significado de una Paradoja de Bootstrap). Pero dándole vueltas, creo que tiene más bien que ver con la tesis de Sennor de que la Realidad cambia para evitar paradojas.

Sennor es un personaje secundario, diferente de los demás programadores porque en su época de origen se realiza una práctica única en toda la Realidad dominada por la Eternidad: depilan a los niños por completo, hasta las cejas. Los demás programadores quieren eliminar esa práctica (y reforzar la aburrida homogeneidad de todas las demás épocas). Como Sennor es distinto, piensa de manera diferente e insiste en su teoría sobre la Realidad y las paradojas. Y por tanto el círculo no podrá cerrarse. La Realidad reaccionará.

Y es lo que sucede. Surge Noys y Harlan se enamora... y todo lo demás. La Realidad cambia e impide que el círculo se cierre y que, por tanto, los eternos realmente conocieran su propio futuro. Es decir, el círculo temporal que crea la Eternidad, provoca que la Realidad, atraves de Noys y Harlan, destruya la Eternidad para evitar semejante paradoja.

¿Parte de la saga Fundación?

Al final del libro se señala que el fin de la Eternidad abre las puertas del infinito y la creación de un Imperio Galáctico. Asimov no obstante reconocía que era un libro independiente de la saga de Fundación.

Pero en los años 80, Asimov retomó las novelas de ciencia ficción y abordó  la fusión  de la Fundación con los relatos de robots. En ese contexto se intentó cuadrar El fin de la Eternidad como preludio a todo el Universo de Trantor (Así  como Nemesis sería una leyenda de éste universo).

Así en Los límites de la Fundación se habla de una leyenda sobre los eternos. Y en Preludio a la Fundación, los descendientes de los espaciales de Aurora que viven en Mycogen, en Trantor, lucen igual que Sennor. ¿Nos daba Asimov una nueva pista de la importancia de este personaje?

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has leído El fin de la Eternidad? ¿Qué te ha parecido?
El fin de la Eternidad

Ficha del libro:

El fin de la Eternidad

  • Autor: Isaac Asimov
  • Título original: The End of Eternity
  • Fecha de publicación: 1955
  • En España: Debolsillo, ISBN 9788497933537
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.