La saga de La Purga. EEUU es una olla a presión.

Si te ha gustado, comparte:

Hace poco vi la cuarta entrega de la saga de La Purga, La primera Purga: la noche de las bestias. Se trata de una precuela que nos muestra, precisamente, la primera purga. Realmente se trata del primer ensayo de purga tras la victoria de los Nuevos Padres Fundadores, que hace en el distrito neoyorquino de Staten Island antes de extenderlo a todo el país. En este caso, James DeMonaco, creador de la saga, deja la dirección en manos de Gerard McMurray, sin duda para dotar a la película de un tono más afroamericano.

En mi opinión, el inicio de la Saga, The Purge: la noche de las bestias, fue una película bastante interesante. Con acción, crítica social y un punto de terror. La segunda, Anarchy: la noche de las bestias, para mi gusto superó a la primera: pura acción y más crítica social. Más floja, siempre según mi opinión, fue la tercera entrega, Election: la noche de las bestias, aunque algunas de las reflexiones de la película eran bastante interesantes. Con La primera purga, la franquicia recupera el nivel de la segunda película. Mucha acción y mucha más crítica social.

La Purga y el sueño americano

Como sabéis, en La Purga, EEUU está gobernado por los llamados Nuevos Padres Fundadores de América. Han alcanzado el poder por culpa del brutal impacto social que ha tenido una nueva crisis económica más virulenta que la de las subprime. Para, según ellos, conseguir un país más seguro y próspero, los Nuevos Padres Fundadores han impulsado la Purga anual. Todos los años, la noche del 21 de marzo, durante 12 horas, el crimen, incuso el asesinato, es legal. La policía, sanitarios o bomberos no pueden intervenir y sólo los políticos de alto nivel tienen inmunidad. Al parecer, La Purga sí que ha logrado reducir tanto el paro como la tasa de crimen general del país.

La primera película se centra en la familia de un vendedor de sistemas de seguridad. Por miedo a la Purga, todo el que puede invierte en sistemas de seguridad, así que James Sandin ha ganado muchísimo dinero y ahora vive en una lujosa casa en Los Ángeles. Sandin es el sueño americano, pero el real, no el que vendían a los pobres estadounidenses. Se ha enriquecido gracias a las desgracias ajenas. Como los especuladores inmobiliarios, o la industria armamentística, otro gran filón de la economía estadounidense.

Pero pronto descubriremos que su producto estrella, el que protege su propia mansión, es un fraude. La Purga no está pensada para que sufran los habitantes de los barrios ricos, porque sus víctimas son los pobres, los indigentes, las minorías sociales y raciales. Así que sus sistemas de seguridad son vulnerables y sólo buscan un efecto disuasorio. Sandin era un cínico y un especulador.

La primera Purga

Más arriba comenté que la segunda película, en mi opinión es casi mejor que la primera. En Anarchy, el elemento de clase, de cómo los ricos utilizan La Purga para eliminar a los pobres se hace más patente. Pero además, veremos como, por un lado, los Nuevos Padres Fundadores utilizan grupos de paramilitares para asesinar de manera masiva y brutal a los, por ellos considerados, ciudadanos de segunda. Pero éstos mismos ciudadanos comienzan a organizarse para defenderse y luchar contra la Purga. También nos mostrará cómo los ricachones usan La Purga para divertirse. Como en la realidad hacen con sus pasiones prohibidas, caras y secretas, pero que casi todo el mundo sabe que practican.

Lo interesante de la precuela, aparte de recuperar el tono de Anarchy, es que muestra cómo los Nuevos Padres Fundadores se las apañaron para imponer La Purga. Para empezar sobornaron a los pobres del barrio experimental para que se quedaran y no huyeran. Incluso buscaron voluntarios a los que les ofrecían mucho más dinero para cometer los asesinatos que necesitaban para justificar implantar La Purga en todo el país.

Pero la respuesta que encontraron en el barrio no era la que esperaban. Desde el principio hubo oposición y orgullo de comunidad. Sí había algún desequilibrado, algún elemento desclasado y violento que se entregaba al caos, pero la mayoría del barrio o bien se protegían en su casa o en la Iglesia, o directamente organizaban fiestas, contestando con sana diversión al insulto de los Nuevos Padres Fundadores. Entonces éstos comenzaron a usar un ejercito mercenario, ajeno al barrio, para conseguir los resultados deseados.

Primera Purga

El país de los contrastes

Este tipo de películas tienen importancia porque reflejan un estado de ánimo de la sociedad estadounidense: un coloso apunto de arder.

EEUU es el país más poderoso del planeta. El ascenso de China, por muy potente que sea, aún no ha cuestionado la primacía yanqui. Pero esa tremenda potencia económica, científica, tecnológica o militar coexiste con una brutal desigualdad social. Recuerdo el impacto que me causo, por ejemplo, las imágenes de New Orleans devastado por el Katrina. Parecía un paisaje africano o haitiano, no estadounidense.

Desde luego hay millones de blancos pobres. A todos nos llega a la imagen el pobre blanco que vive en una auto-caravana con su escopeta. Fueron una de las bases electorales de Trump. Gente blanca y pobre, temerosa de las minorías negra y latina, cuyas ensoñaciones sobre el "sueño americano" hace tiempo que se esfumaron.

Pero quienes más opresión y pobreza han sufrido históricamente en EEUU han sido precisamente los que no son blancos. Desde luego ha habido negros que han logrado salir del ghetto, pero aún la pobreza sigue concentrándose en ellos y, cada vez más, en los hispanos (sin hablar de los indios nativos, que sí que son los verdaderos parias de EEUU). Pero no hablamos sólo de pobreza. El racismo es un grave problema social, alentado por siglos de historia y represión.

The Wire y la bomba de relojería

The Wire es, en mi opinión, una de los mejores series de todos los tiempos. Pero además del espectáculo televisivo, también nos mostró la situación real de desigualdad, pobreza y delincuencia que sufren decenas de miles de personas en EEUU. Cuando hace tres años estalló una revuelta en Baltimore -ciudad en la que transcurre The Wire-, creo que no sorprendió a ninguno de los que habíamos visto aquella serie previamente.

En un país armado hasta los dientes, los contrastes y desigualdades sociales son bombas de relojería que pueden estallar en cualquier momento. Y el descontento social lleva mucho tiempo acumulándose.

¿Quién hubiera pensado que en EEUU hubiera podido ganar las elecciones Obama? Ahora es fácil decirlo, ¿pero dos o tres años antes? Era impensable, sobre todo cuando tras el 11-S parecía que la sociedad estadounidense estaba dispuesta a seguir a Bush a todas las guerras que hiciera falta. Pero a Iraq o a Afganistán sobre todo iban a morir negros y latinos. Y éstos, que también sufrieron de manera brutal la crisis de las "subprime", se volcaron con Obama y el "change" que prometía. Es verdad que los cambios fueron más bien escasos, pero si Trump ganó fue sobre todo porque Hillary Clinton estaba muy asociada a la política tradicional, a la guerra y al liberalismo económico, pero el descontento sigue ahí, encubándose. El tic tac de EEUU continúa.

¿Y tú qué opinas de todo esto? ¿Has visto La primera Purga? ¿Qué te ha parecido?

The First Purga cover

Ficha de la película:

La primera Purga: la noche de las bestias

  • Director: Gerard McMurray
  • Creador: James DeMonaco
  • Título original: The First Purge
  • Fecha de estreno: 4 de julio de 2018
  • Productora: Platinum Dunes, Blumhouse Production
Si te ha gustado, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: