Los 100. ¿La justificación del genocidio?

Si te ha gustado, comparte:

Desde que el adolescente se convirtió en mercado, la industria del entretenimiento ha creado productos destinados a este target. En Occidente disponen de mucho tiempo para el ocio y de suficiente poder adquisitivo. Son genuinos consumidores. Los 100, tanto la novela como la serie, forman parte de esta, llamemosla, sci-teen fiction.

Sé que muchos aficionados de la ciencia-ficción rechazan estas producciones. Algunos destacan su «escasa calidad literaria». Para ellos, son libros pobres en recursos literarios, con personajes estereotipados, una lectura facilona…

Es muy probable que desde ese punto de vista tengan razón. Estos libros no están a la altura de los grandes clásicos del género.

Escapemos de prejuicios

Pero escapemos de prejuicios y topicos.

Para empezar pienso que el hecho de leer ya es de por si positivo. Sobre todo cuando cada vez hay menos lectores, sobretodo entre la juventud.

Además, me parece estupendo que se cree literatura específica para que los adolescentes lean. Si queremos que el adolescente de hoy crezca como lector, probablemente será más fácil si comienza con un libro pensado para su edad e inquietudes, que si su primera obra es Neuromante, por ejemplo.

Y, encima, la mayoría de estas obras, como siempre ha sucedido con la ciencia-ficción, también plantean debates e ideas que harán reflexionar al lector. ¡Qué mejor que fomentar la reflexión y el debate de ideas entre los adultos del mañana!

Los 100

La novela de Los 100 nace precisamente al calor de una oleada de ciencia ficción adolescente que se inició a finales de la década del 2000. Los juegos del hambre, Divergente, El corredor del laberinto… Escenarios distópicos y opresivos, protagonistas teenagers, dilemas morales.

Todas las obras mencionadas han sido adaptadas, con más o menos suerte, a películas. En el caso de Los 100, a una serie que muy pronto ensombreció a la novela.

Efectivamente: la serie, que ya va por la quinta temporada (y con una sexta en camino), ha alcanzado un gran éxito. Probablemente es la serie de ciencia ficción con mas seguidores, si exceptuamos El cuento de la criada y Westworld. Aunque su reputación esté muy alejada de estas dos superproducciones —quizas, injustamente.

En mi opinión, si hacemos la vista gorda a una primera temporadas muy, pero que muy teen, y a una cuarta temporada algo floja y forzada, estamos ante una de las mejores series de ciencia ficción en emisión. Y por cierto, con personajes femeninos protagonistas muy interesantes.

El Arca

La civilización ha sido destruida tras una apocalíptica devastación nuclear. Solo unos pocos humanos pudieron sobrevivir gracias a que estaban en 13 estaciones en órbita a la Tierra durante las detonaciones atómica.

Contemplando la devastación de nuestro planeta, estos supervivientes decidieron aunar esfuerzos. Fundieron 12 de las estaciones (cada una perteneciente a un pais distinto, se desconoce el destino de la 13.ra) en una única superestación espacial, El Arca.

Así, dejaron atrás las diferencias nacionales. Ya no serían nunca más estadounidenses, brasileños, chinos o rusos. Solo, habitantes del Arca. No obstante, sobrevivir en esas condiciones era muy complicado, así que los supervivientes se dotaron de un sistema de gobierno muy draconiano. La mínima infracción de las leyes acarrea la muerte.

97 años después de la catástrofe, los dirigentes del Arca deciden enviar de regreso a La Tierra a 100 jóvenes delincuentes condenados a muerte. No se sabe si estos jovenes podrán sobrevivir en la Tierra postapocaliptica, ni lo que se encontrarán allí. No nos espantemos de la «justicia» del Arca. Hoy existen países mucho peores. Y desde cierto punto de vista, puede encontrarse una justificación a sus métodos: la lucha por la supervivencia.

Clark y Lexa. Los 100

Decisiones morales, supervivencia, amistad…

Antes comenté que la primera temporada tenía un inicio muy teen. Y es cierto. Pero la serie crece. Algunos personajes maduran y evolucionan. Y la trama se enreda y pronto plantea dilemas morales tan del gusto del autor de este blog.

Pronto, conceptos como la amistad, la supervivencia, el colectivo, el sacrificio… ganarán mucho protagonismo.

Las falsas diferencias entre «etnias» humanas, originarios del Monte Weather, del Arca o terrestres, apuntan a los mismas conflictos que hoy en día provocan guerras y genocidios en el mundo actual. En un mundo post-apocalíptico, donde la propia existencia de la humanidad está en juego, estas rencillas genocidas se revelan como lo que también son en nuestra época: Una demostración de la inmadurez de nuestra especie, arrastrada por el egoísmo, la tradición osificada y la falta de empatía y dialogo.

Así, los protagonistas, para «salvar a los suyos», tomaran decisiones brutales. Unas veces para defender a unos pocos por encima de todos. Otras veces, justo por lo contrario.

La gran virtud de la serie es que estos mismos personajes arrastrarán en sus conciencias el peso de sus decisiones. No siempre para aprender, porque volverán a cometer los mismos errores. Algo, por cierto, muy humano.

Alie

La meta no lo es todo, ALIE. También importa cómo alcanzas la meta. Siento no haberte enseñado eso.

Una de las tramas más interesantes de Los 100 es, sin duda, la protagonizada por Alie en la tercera temporada. Alie —realmente ALIE— es una inteligencia artificial que ofrece a los supervivientes humanos un paraíso cibernético donde vivir: La Ciudad de la Luz.

La conciencia de los que se entreguen a Ali se descargará en unos servidores preparados para tal fin. Una especie de San Junípero donde los humanos ya no sufren ni sienten dolor. Eso sí, son controlados por Alie.

Nuestros héroes vienen de acontecimientos monstruosos: el genocidio del Monte Weather, la caída del Arca, la guerra con los terrestres… Todos tienen muchas muertes a sus espaldas. El dolor es tremendo. Así que la mayoría caen en las garras de Alie. ¿Pero no es el dolor y el sufrimiento una de las características que nos hacen humanos? ¿O merece la pena renunciar a la libertad para conseguir felicidad (programada) y seguridad?

En cualquier caso, encontró una justificación para el genocidio: la supervivencia de la especie humana. No será la primera vez que se plantea tal dilema en la serie. Pero tampoco fuera de esta serie, o del género de la ciencia ficción. ¿Ha llegado la humanidad a un límite incontrolado? ¿Podemos sobrevivir como especie sino tomamos decisiones drásticas y radicales? Por desgracia, quizás algunos dilemas de ese calibre serán una realidad más pronto que tarde.

¿No aprendemos?

Los 100 transmite un inquietante pesimismo sobre la especie humana. La quinta temporada, que recupera, en mi opinión, mucho del interés perdido durante la cuarta, lo vuelve a poner de manifiesto.

Nuevas disputas entre humanos, capaces de destruir el último valle habitable del planeta. La guerra biológica. Los extremos a los que estamos dispuestos a llegar para sobrevivir… Los mismos errores una y otra vez… Pero, como comentaba más arriba, es una característica propia de los humanos. Es como aprendemos, cometiendo errores, aunque muchos los repitamos una y otra vez.

Por momentos, la serie parece querer decirnos que la humanidad merece la extinción. Justifica el genocidio. Quizás a la Tierra le fuera mejor sin la especie humana. Pero, de cuando en cuando, nuestra existencia se salpimienta con un poco de amor y esperanza. Así pasa también en Los 100: Amor entre hermanos, amor filial, amor de pareja, amistad… Y esos sentimientos, junto a la valentía, la solidaridad, la pasión, la voluntad… ¿No nos demuestran que realmente somos una especie digna de seguir existiendo?

¿Y tú que opinas de todo esto? ¿Has visto Los 100? ¿Qué te pareció?

the 100 cover

Ficha de la serie:

Los 100

  • Creador: Jason Rothenberg
  • Título original: The 100
  • Autor del libro original: Kass Morgan
  • Fechas de emisión: 2014 – actualmente.
  • Canal original: The CW Television Network.
  • Premios (entre otros):
    • Premio Saturn de 2015 a la mejor serie orientada a la juventud.

Recibe nuestras novedades en tu correo

Si te ha gustado, comparte:

2 comentarios sobre “Los 100. ¿La justificación del genocidio?

  • el 1 febrero, 2019 a las 6:40 pm
    Permalink

    No creo valga la pena, la primera parte es interesante y atrae la atencion permanente, pero, las otras partes son traidas por los pelos, situaciones manidas que se avisora desde el inicio su desenlace, deje de verla, pero lo peor, no siento deseos de continuar viendola, al contrario de otras series, como “la criada”.
    Hasta aqui, lo que pienso de la serie, pero, leido tu comentario, voy a continuar viendola a ver si me quito el mal sabor, pues le doy valor a tus escritos.

    Respuesta
  • el 1 febrero, 2019 a las 11:24 pm
    Permalink

    Yo si creo que merece la pena, eso si han cargado el bombo con las continuas guerras y se hace un poco violenta, como en la ultima temporada que no me gustó nada. Pero es muy entretenida y se dan situaciones que invitan a la reflexion, ahora ver que pasa en la sexta que parece ser que le pueden dar un enfoque diferente,

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.